Los sindicatos de Iberia, representantes del 93% de la plantilla, CC.OO., UGT, USO, ASETMA, CTA-Vuelo y Sictpla, barajan convocar cinco días de huelga consecutivos a partir del próximo 18 de febrero, señalaron a Europa Press fuentes sindicales.

Los seis sindicatos mayoritarios de los colectivos de tierra y tripulantes de cabina (TCP) presentaron este jueves, día en el que cumplía el plazo de negociación, un preaviso de conflictividad avisando de movilizaciones, que se llevarían a cabo a partir del 18 de febrero, teniendo en cuenta los 15 días obligatorios de aviso.

Iberia ha propuesto al colectivo de tierra, tripulantes de cabina (TCP) y pilotos rebajar en un 30% los despidos inicialmente previstos, desde los 4.500 contemplados en el plan anunciado en noviembre hasta los 3.147 empleos, "modificaciones" que para los sindicatos son "insuficientes".

Por ello, los sindicatos han solicitado un nuevo encuentro ante el Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA), que podría producirse el miércoles, a la espera de la reunión de este viernes del consejo de administración de IAG, que revisará el plan de reestructuración de Iberia.

La aerolínea española, que apeló a la responsabilidad de los sindicatos, dijo ayer que si los sindicatos firman la última propuesta "ni Iberia, ni IAG, ni nadie va a cuestionar el acuerdo".

Fuentes sindicales indicaron que lo que Iberia les propone es aceptar "ese acuerdo sin modificaciones", ya que el consejo de IAG "ya ha rechazado" los términos sobre los que la compañía y los sindicatos estaban negociando, y refrendaría, sin embargo, la última propuesta del consejero delegado, Rafael Sánchez-Lozano.

CONFRONTACIÓN

En un comunicado conjunto, los sindicatos califican de "chantaje" la última propuesta puesta encima de la mesa por Iberia, que daba por cerrada la negociación, y señalan que la única "salida es la confrontación".

Asimismo, critican que Iberia les presente una plataforma "cerrada", que consideran "desvinculada de los acuerdos alcanzados en el SIMA, y con carencias sobre lo pactado el pasado 17 de diciembre.

Los sindicatos ven "imprescindible" un compromiso por parte de Iberia "real" de crecimiento a partir de 2014, después de reducir la capacidad en un 10% para este año, y critican que la aerolínea no especifique "la cantidad y calidad" de las inversiones anunciadas durante dicho plan.

"Ni siquiera se comprometen a fondo con la utilización exhaustiva del ERE 72/01 (en vigor) para solucionar los excedentes de plantilla", reza la nota, en la que denuncian el "tremendo desequilibrio entre las detalladas e inasumibles exigencias que transmiten a la parte social".

Para CC.OO., UGT, USO, ASETMA, CTA-Vuelo y Sictpla, el sindicato Sepla negocia de forma paralela pese a sumarse al pacto firmado en el SIMA, la dirección ha demostrado "una vez más su nula voluntad" de llegar a acuerdos cuando se niega a prorrogar, ni un solo día más, el plazo fijado para la negociación.

"La inflexibilidad es garantía de fracaso, máxime cuando se aborda un proceso de esta envergadura", lamentaron.

DESPIDOS Y ERE TEMPORAL

Iberia ha propuesto al colectivo de tierra, tripulantes de cabina (TCP) y pilotos rebajar en un 30% los despidos inicialmente previstos, desde los 4.500 contemplados en el plan anunciado en noviembre hasta los 3.147 empleos, "modificaciones" que para los sindicatos son "insuficientes".

Ello supondría 2.273 despidos en el colectivo de tierra, 329 extinciones en el de pilotos y 545 en el de tripulantes de cabina (TCP), de una plantilla de unos 19.000 empleados.

También contempla un Expediente de Regulación Temporal (ERTE) de 580 trabajadores para 2013 y de 283 trabajadores para 2014, que será absorbido a través de la suspensión temporal de contratos.

En este caso, los EREs temporales afectarían en tierra a 410 empleados de tierra en 2013 y 52 en 2014; a 99 pilotos en 2013 y 75 en 2014 y a 71 TCPs en 2013 y 56 en 2014.

REDUCCIONES SALARIALES

La última propuesta incluye una reducción salarial menor, pasando del 11% para los trabajadores de tierra y del 23% para TCP y pilotos respectivamente, frente a una reducción inicial que oscilaba entre el 25% y el 35%.

Además de la no regularización ni pago de la cláusula de revisión salarial al IPC real de 2012, congelación salarial en todos los conceptos y retribuciones para los años 2013, 2014, 2015 y 2016.

Revisión salarial para 2017 conforme al IPC, siempre y cuando se alcancen en dicho año un resultado neto de explotación (Ebit) mínimo de 200 millones de euros y congelación de deslizamientos por cambios de nivel y del complemento de antigüedad para los años 2013, 2014, 2015 y 2016, no computándose el tiempo transcurrido en esos años, según se desprende del documento, al que tuvo acceso Europa Press.

En cuanto al ERE en vigor plantea su prórroga hasta 2015, sujeta a la autoridad administrativa correspondiente, "siempre que haya un acuerdo sobre el plan de transformación".

Finalmente, reduce el ajuste de capacidad del 10% este año, frente el 15% inicial, con posibilidad de crecer después a partir de ese momento "en función de los resultados".