Huffpost Spain

EEUU colaboró con España y otros 53 países para trasladar y torturar presuntos terroristas

Publicado: Actualizado:
BUSH
REUTERS

Del dolor del 11-S nació uno de los epsiodios más negros de la política de seguridad antiterrorista de EEUU. El Gobierno liderado por George W. Bush y Dick Cheney colaboró con 54 países en el traslado y tortura de presos al extranjero, donde fueron en muchos casos maltratados sin garantía judicial o protección alguna de sus derechos. Así lo indica un informe publicado por Open Society Foundations (aquí en pdf/inglés).

La fundación, conocida por las cifras de OSF, dedica un capítulo a España en el que se desgranan las paradas de vuelos de la CIA y el uso del espacio aéreo para el transporte de presos hacia Guantánamo.

El informe es la primera gran recopilación global de las prácticas, denostadas por Barack Obama y conocidas como en inglés como "extraordinary rendition". El texto señala que al menos 136 presos fueron parte de este programa. La publicación coincide con la controvertida proyección en salas de todo el mundo de Black Zero Thirty (La noche más oscura), una película donde se muestra el trato a algunos de estos prisioneros en el transcurso de la búsqueda de Osama Bin Laden.

68 VUELOS CON PARADA EN ESPAÑA

El informe destaca las 68 paradas en España de vuelos, tal y como señaló un informe del Parlamento Europeo en 2007. Algunos de ellos tuvieron como origen o destino la cárcel de Guantánamo y otros Afganistán y cárceles secretas. El informe se sirve de informes de la Eurocámara, pero también del Consejo de Europa, con sede en Estrasburgo, o procesos judiciales.

La administración de Bush aseguró que nunca mandó intencionalmente sospechosos de terrorismo al extranjero para que fueran torturados, pero los destinos de esos vuelos, la localización de los centros de detención y la naturaleza de los mismos posibilitaron ese fin.

Durante la etapa de Bush al frente de la Casa Blanca, Ibn al-Shaykh al-Libi, un ciudadano libio y dirigente de Al Qaeda detenido en 2001, fue enviado de EEUU a Egipto y bajo tortura admitió que Saddam Hussein había entrenado al grupo terrorista en el uso de armas químicas y biológicas, como recuerda Joshua Hersh de The Huffington Post. Argumentos obtenidos por estos métodos fueron utilizados para justificar acciones como la invasión de Irak, según OSF.

Obama prometió acabar con todas las cárceles secretas, los traslados y las torturas, pero lo cierto es que sólo ha modulado el sistema, según la organización, ya que confía en que los países donde se encuentren detenidos los presos no lleven a cabo esas prácticas.