El presidente de Francia, François Hollande, pidió hoy responsabilidad política a los Veintisiete países de la Unión Europea (UE) para aprobar un presupuesto europeo "fuerte" y afirmó que la Unión "no puede ser la suma de países que vienen a por su cheque" a Bruselas.

Hollande apostó por un presupuesto europeo "que apoye a los países más débiles, a los más expuestos a la crisis", durante su intervención ante el pleno de la Eurocámara dos días antes de la próxima cumbre de jefes de Estado y Gobierno en Bruselas en que se debatirán las cuentas comunitarias para el periodo 2014-2020.

El presidente francés criticó así sin nombrarlo al primer ministro británico, David Cameron, por cuestionar "todo" el proyecto europeo.

"Europa no puede contentarse con ser un mercado, un presupuesto, una moneda, por muy preciosos que sean estos instrumentos. No puede ser tampoco una suma de Tratados, un conjunto de reglas necesarias para vivir juntos, dijo.

"Es un proyecto cuyo acervo no puede discutirse sin cesar y cuestionarlo todo en cada etapa", ha insistido el presidente francés en su alusión más clara a la postura británica.

No obstante, Hollande ha agregado de inmediato que considera "legítimo trabajar en una nueva arquitectura de la Unión". "Yo defiendo una Europa diferenciada, según la expresión de Jacques Delors. No será una Europa a dos velocidades que pronto sería desigual y dividida. No es tampoco una Europa a la carta", ha explicado.

"La Europa diferenciada es una Europa en la que los Estados, no siempre los mismos, deciden avanzar, emprender nuevos proyectos, comprometer financiación, iniciar nuevas políticas más allá de la raíz sustancial, que debe permanecer, de competencias comunes", ha proseguido.