Dirán que la corrupción no tiene efectos positivos. Pues se equivocan. El fraude es fuente de inspiración y creatividad. Y si no, ¿de dónde hubiese surgido la tipografía Bárcenas?

Lee el artículo completo en Yorokobu.es