El primer ministro de Túnez, Hamadi Yabali, ha anunciado que disuelve el Gobierno actual para organizar un nuevo gabinete sin partidos políticos, compuesto tan sólo por tecnócratas, tras el asesinato del líder opositor Chokri Belaid.

En un discurso retransmitido por televisión, Jebali ha asegurado que el objetivo del nuevo Ejecutivo será salir "de esta situación excepcional lo antes posible". "He decidido formar Gobierno con personajes competentes del país pero sin afiliación política alguna, cuyo cargo será limitado hasta que se celebren unas nuevas elecciones", ha explicado el mandatario.

Jebali, no ha especificado una fecha para hacer el cambio, pero ha indicado que todos los ministerios serán cambiados y el nuevo equipo "posiblemente sea reducido, pero eso no es importante, lo importante es que pueda llevar a cabo todo lo posible del programa de desarrollo, de lucha contra la carestía y de seguridad".

El primer ministro también ha adelantado que el jefe del Gobierno y los ministros no se presentarán a las elecciones, que contarán con una amplia supervisión internacional.

El asesinato, este miércoles, del líder de izquierdas ha desatado una ola de protestas en el país contra el Gobierno, lo que ha impulsado a Jebali a tomar esta decisión.

Tres partidos son los que gobiernan en Túnez en coalición, entre los que se encuentra el islamisma Ennahda, al que la familia de la víctima señala como grupo político al que seguirían los asesinos de Belaid.