fuego

Los efectos visuales son capaces de hacer magia. Es lo que ocurre en esta foto, tomada por Rob Leslie y que fue elegida como foto del día el viernes por National Geographic. En la imagen, que se ha hecho viral en muy poco tiempo, se aprecia una especie de 'salpicadura' de fuego que sale del Océano Pacífico.

En realidad, y como explican nuestros compañeros de El Huffington Post de Canadá, la foto recoge el momento en que se arrojó una piedra al agua durante una puesta de sol en invierno en White Rock, British Columbia, Canadá. Leslie, dueño de una empresa de producciones multimedias, explicó que simplemente estaba tirando piedras al agua con una velocidad del obturador de dos segundos y un "trípode barato".

"Animo a gente de todo el mundo a probar esto porque es muy divertido", aseguró en la web de National Geographic en respuesta a preguntas de la gente. La imagen fue tomada en 2011. "Es el día más grande de mi carrera fotográfica y sólo el comiendo de lo que voy a hacer", aseguró Leslie.

Si, pese a todo, tienes dudas de la autenticidad de la foto, este vídeo recoge algunos intentos del fotógrafo antes de lograr la imagen final.

Y si te quedas con ganas de más fotos, aquí te dejamos algunas imágenes de la naturaleza.

Loading Slideshow...
  • Bosque boreal en invierno a –40°C.

    Parque Nacional Riisitunturi (Laponia, Finlandia). "El magnífico bosque boreal del norte, la denominada taiga, se extiende desde el extremo oriente ruso, pasando por Escandinavia y los países bálticos de Estonia y Letonia, hasta Bielorrusia y el norte de Ucrania. Los bosques naturales almacenan mucho más carbono que los controlados, y por razones climáticas y en pro de una biodiversidad más rica, deberíamos proteger los bosques intactos que aún quedan. El Parque Nacional Riisitunturi cubre 77 km2 y es uno de los más de 26.000 sitios protegidos por el proyecto Natura 2000 de la UE, además de estar incluido en la paneuropea Red Esmeralda". 

  • Ciervo rojo (Cervus elaphus)

    En Klampenbog (Copenhague, Dinamarca). "El ciervo rojo es uno de los animales más emblemáticos de Europa. Se ha representado en innumerables pinturas y petroglifos de las cavernas, y en los escudos de armas de nobles, ciudades y compañías comerciales. Vive en diversos hábitats, desde los páramos desnudos hasta zonas semide- sérticas, pero ha desaparecido de muchas áreas a causa de la caza insostenible. En muchos países, durante el siglo XIX y XX, el ciervo rojo solo sobrevivió en cotos de caza real, como el de la imagen. Actualmente el ciervo rojo empieza a aumentar su población gracias a reintroducciones y reglas de caza más razonables. Pero aún falta mucho para que el ciervo rojo comience incluso a acercarse a sus cifras de población naturales. La mayoría de parques nacionales y reservas europeos siguen gestionándose por intereses de la silvicultura y de organi- zaciones que desembocan en que la población de ciervos se mantenga artificialmente baja para “proteger el bosque”. ¿Pero quizás una de las funciones ecológicas más impor- tantes del ciervo rojo sea matar árboles ocasionalmente? ¿Y quién dice que el ciervo sea una especie forestal, quizás sea asimismo una especie de campo abierto? ¿No será que los humanos no les hemos permitido vivir ahí? Durante la época de celo en otoño, el ciervo rojo berrea para proteger su territorio y atraer a las hembras o ciervas – un fantástico espectáculo audiovisual en todos los sentidos".

  • Pez lobo y gamba

    "Muchos peces lobo alojan a esta especie de gamba en sus guaridas ya que éstas aprovechan los restos de erizo de mar, el bocado preferido del pez lobo. El arrugado pez lobo gris azulado se considera toda una delicatessen, crece con extremada lentitud y puede vivir décadas. Por este motivo, resulta muy vulnerable a la pesca masiva que tiene lugar en el Atlántico. Más de un 80% de los stocks de pesca comercial en aguas europeas se ven amenazados por la sobrepesca. Una tercera parte corre el riesgo de no poder recuperarse. Por este motivo, es imprescindible que los gobiernos euro- peos tomen decisiones serias sobre tal destrucción de recursos cruciales. Necesitamos más reservas marinas y más extensas; necesitamos reducir el número de días de pesca en el mar; una flota pesquera más reducida; cambios en varios de los métodos de pesca utilizados; normativas más estrictas y mayores penalizaciones para quienes violan las leyes. Asimismo, podemos intentar comer sólo pescado certificado por el Consejo de Pesca Marina Certificada (MSC), una etiqueta internacional que pretende garantizar que el pescado proviene de pesquerías razonablemente sostenibles".

  • Abejaruco europeo apresando un abejorro Merops apiaster y Bombus sp.

    Paisaje protegido de Pustaszer (Csongrád, Hungría). "El abejaruco europeo es un depredador de abejorros, avispas y otros insectos voladores grandes. Es sin duda alguna uno de los pájaros más exóticos y coloridos de Europa y vive en colonias en bancos de arena o en agujeros hechos en el suelo. Esta es una especie que de hecho se ha beneficiado de la construcción de edificios y carreteras, puesto que las graveras y emplazamientos de excavación le facilitan más bancos de arena artificiales de los que encontraría en una naturaleza intacta. Por otro lado, el uso extendido de pes- ticidas disminuye el número de insectos que el abejaruco necesita para sobrevivir. Al competir por un recurso que nos resulta valioso, son a veces perseguidos por los apicultores, poco entusiastas de sus gustos dietéticos".

  • Tierra y fuego. Volcán Stromboli (Islas Eolian, Italia)

    "Erupción en mayo del 2009 del volcán Estrómboli, uno de los tres volcanes activos de Italia. Ha ido entrando en erupción más o menos continuamente en el transcurso de, al menos, 2.000 años. Europa sigue sorprendiendo, otro ejemplo de un continente ¡oculto, inesperado e inolvidable!".

  • Bisonte europeo (bison bonasus). Parque Nacional Forestal de Bialowieza

    "Con un peso superior a los 1.000 kg, es el herbívoro más grande de Europa. Fue cazado hasta ser prácticamente extinguido pues llegaron a quedar apenas 13 ejemplares vivos. En la actualidad ya hay unos 2.000 bisontes europeos en plena naturaleza y otros 2.000 en cautividad. El bosque de Bialowieza, que se extiende entre las fronteras de Polonia y Bielorrusia, es la zona a la que el bisonte se aferró para sobrevivir. Bialowieza es uno de los escasos bosques de fron- dosas más antiguos de Europa, aunque está amenazado constantemente por la tala. Sin embargo, existen planes de expandir el área protegida en la parte polaca. El bisonte es un herbívoro dinámico que abre malezas y áreas de vegetación densa para crear claros ricos en biodiversidad. Hace siglos, estos bosques eran probablemente más abiertos y recordaban más a un parque que en la actualidad, debido a la presencia de manadas de mamíferos abriéndose paso entre los matorrales, como las de caballos salvajes, uros, ciervos rojos y bisontes. Una parte de la iniciativa Rewilding Europe pretende reintroducir el bisonte y los descendientes de los caballos salvajes de la raza tarpan y los uros en diversas áreas salvajes de Europa".

  • Pigargo europeo capturando caballa

    En Flatanger (Noruega). "Perseguido durante siglos y luego víctima de contaminan- tes químicos en la década de 1970, el pigargo europeo empieza a recuperarse en muchas de las zonas de Europa donde estaba presente. En 2009 Alemania albergaba 530 parejas, Suecia 600, Finlandia 300 y Noruega unas 4.000. El “águila con el ojo iluminado” fue reintroducida en Escocia en 1975, y en 2009 el Reino Unido contaba con unas 50 parejas. En 1992 fue reintroducida en Dinamarca, donde en 2009 se contabilizaban 21 parejas. También se reintrodujo en Irlanda en 2007, y se va extendiendo lentamente hacia el sur de Europa por cuenta propia. En 2006 Holanda pudo ver la primera pareja desde hacía siglos. El regreso del pigargo europeo es un claro resultado de un duro y com- prometido trabajo por parte de ciudadanos, empresas, ONGs y entidades públicas. Sí, ¡podemos marcar una diferencia! El trabajo de conservación natural funciona".

  • Oso pardo (ursus arctos)

    "Hace diez años, la mayoría de europeos que deseaban ver osos viajaban a Alaska. Ahora, pueden ir a Finlandia, Suecia o Rumania, donde las poblaciones de osos crecen a gran velocidad; los operadores de ecoturismo acompañan a los visitantes a ver las guaridas permanentes de los osos. En otros tiempos, los osos podían encontrarse en todo el continente y hasta el siglo X habitaron incluso en las Islas Británicas. Ésta, que es la misma especie que el oso grizzli norteamericano, ha recuperado notablemente sus territorios originales en gran parte de Europa. En la actualidad, la Rusia europea alberga su población más extensa, aproximadamente unos 36.000 ejemplares, seguida por Rumania (6.000-7.000), Suecia (2.500), los Balcanes (2.500-3.000) y Finlandia (1.000)".