La Policía mexicano ha detenido a seis hombres por su presunta implicación en la agresión y violación a un grupo de seis españolas el pasado lunes en Acapulco, según informaron fuentes policiales a la cadena CNN.

Los sospechosos pasaron a disposición policial el pasado viernes por la tarde, según informó el comisario suplente de la localidad de Lomas de Chapultepec, Adrián Sánchez Silva, quien precisó que todos ellos trabajaban en restaurantes de Barra Vieja, en el este de Acapulco.

"Están obligándoles a que se reconozcan culpables de la violación de las españolas y por ese delito los han detenido", dijo Sánchez Silva ante los medios de comunicación. La Fiscalía ha informado de que los detenidos han sido trasladados a Chilpancingo, capital del estado de Guerrero y ubicada a casi dos horas de Acapulco, donde están pasando una rueda de identificación.

DENUNCIAS POR ABUSO POLICIAL DURANTE LAS DETENCIONES

Residentes de Barra Vieja han interpuesto una denuncia en la delegación de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos contra las autoridades mexicanas por presunto abuso policial en las detenciones de los seis sospechosos, según la agencia de noticias Notimex.

En la denuncia, se indica que las autoridades no presentaron ninguna orden de detención a la hora de llevarse a los seis sospechosos, que además fueron supuestamente golpeados en varias ocasiones.

El delegado local de Playa Encantada -donde se encuentra la casa en la que se hospedaba el grupo- lamentó la detención de los residentes y argumentó que los locales "son incapaces" de ese tipo de delitos. "La procuraduría debió haber investigado profundamente esta situación, realmente con peritaje quiénes participaron en esto. Nosotros somos gente honesta y de trabajo, muchos vivimos del turismo y estamos para cuidar al turista, no para perjudicarlo. La gente local no fue, es gente que vino de fuera", insistió.

En respuesta, el gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre Rivero, rechazó la existencia de "chivos expiatorios" en la investigación de la violación de las españolas. "No se trata de buscar chivos expiatorios, tenemos que ser muy responsables y cuidar los derechos humanos, los voy a invitar (a la población) a que colaboren también", declaró en comentarios a CNN México.

"No vamos a presentar inocentes en aras de querer ganar una medallita diciendo que se resolvió el caso, es un caso delicado por eso no queremos adelantar para que se venga abajo. Estamos siendo muy cuidadosos con la federación, por eso estamos trabajando los tres niveles", agregó.