Trabajadores del número dos de la patronal, Arturo Fernández, habrían cobrado un sueldo legal y otro en negro. Al menos así se refleja en la contabilidad interna de uno de sus centros, a la que ha tenido acceso la Cadena SER. El Grupo Cantoblanco ha llevado estas cuentas de manera cruzada durante al menos cuatro años, de 2009 a 2012, según los documentos contables. En este centro gestionado por Fernández, las nóminas de los trabajadores y pagos a la Seguridad Social van por un lado y cientos de horas extra y retribuciones complementarias en dinero B, por otro.

Según expertos en la gestión financiera de las empresas e inspectores de Trabajo consultados, estos documentos no les ofrecen la menor duda. Las hojas Excel son una plantilla estándar que están obligados a rellenar cada mes los responsables de los centros de Arturo Fernández. En la plantilla, las casillas correspondientes al mes del año, nombre del trabajador, número de horas extras, equis euros por hora y total a pagar.

Lee el artículo completo en Cadena SER