Un matrimonio se ha suicidado este martes en la calle Barranc de Cas Català en Mallorca después de que les informaran de que iban a ser desahuciados por impagos, según ha explicado la Guardia Civil.

Las mismas fuentes han indicado que las víctimas —de 68 años él y 67 años ella— habían dejado escrita una carta en su domicilio en la que explicaban que los motivos del suicidio se debían a la pérdida de la casa.

Según el Instituto Armado, su hijo ha encontrado los cuerpos sobre las 14.00 horas junto a la misiva. Así, ha procedido a dar el aviso a los servicios de emergencias. Las primeras investigaciones apuntan a que las muertes se han producido por ingesta de medicamentos.

Al lugar de los hechos, ha acudido la Guardia Civil de Calvià, el Equipo de la Policía Judicial de la Guardia Civil, distintos efectivos sanitarios y el juez de guardia, que se ha hecho cargo del caso.