Huffpost Spain

Ignacio González, a la Iglesia sobre Eurovegas: "Dedíquese a lo que se tiene que dedicar"

Publicado: Actualizado:
EUROVEGAS
Recreación del proyecto Eurovegas | EFE

El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, ha tenido que hacer frente a nuevas críticas al proyecto de Eurovegas, esta vez provenientes de la Iglesia.

González ha pedido este miércoles al obispo de Getafe, Joaquín María López de Andujar, que rectifique sus palabras sobre las actividades ilegales que dice que va a traer Eurovegas y le ha recomendado que se dedique a su tarea de enseñar a los católicos la doctrina de la Iglesia.

Durante un foro del PP de Madrid, el también secretario general de la formación madrileña ha sido preguntado por las palabras del obispo, que, entre otras cosas, ha mostrado esta semana su temor de que el proyecto de Las Vegas Sands pueda suponer "actividades nada deseables" como la "prostitución, el blanqueo de dinero o el consumo de drogas".

González ha indicado que respeta "profundamente" las opiniones personales y las del obispo de Getafe. De hecho, ha añadido que le parece "muy bien" que al obispo "no le parezca bien el juego, o incluso la prostitución".

Sin embargo, ha señalado que lo que quiere "dejar claro", porque no le parece "bien" y "no es admisible", es que "se hagan interpretaciones y se saquen conclusiones de que aquí se están haciendo actividades delictivas o se van a hacer actividades delictivas". "Eso es intolerable", ha subrayado.

Por lo tanto, ha apuntado que lo que le pediría al obispo de Getafe es que fuera "más prudente" a la hora de hacer esas declaraciones. "Creo que es una irresponsabilidad decir que aquí va a haber blanqueo de capitales. Le pediría al obispo que rectificase y que si tiene alguna prueba, que fuera también, aunque sea obispo, a los tribunales", ha destacado

Y si no, González le ha pedido "por favor" que "deje de decir "cuestiones que no se ajusten a la realidad" y que se "dedique a lo que se tiene que dedicar". González dice que su tarea la hace "extraordinariamente bien" y que consiste en que los católicos reciban "la doctrina de la Iglesia como corresponde".