Huffpost Spain

Manifestantes en todo Portugal piden un cambio de rumbo a Passos Coelho

Publicado: Actualizado:
Print Article
PORTUGAL
EFE

Miles de personas en una veintena de ciudades de Portugal salieron este sábado a la calle, convocados por la CGTP, el mayor sindicato del país, para pedir un cambio de rumbo a las políticas de recortes del primer ministro Pedro Passos Coelho.

Bajo el lema "Contra el empobrecimiento y la explotación", la Confederación General de Trabajadores Portugueses (CGTP, de orientación comunista) trasladó a la calle las demandas del sindicato en veinticuatro ciudades del país.

La central sindical pidió al Ejecutivo poner freno a los ajustes y evaluar la situación del país después de más de un año y medio en el poder, y en particular echar marcha atrás al plan de una reforma del Estado de 4.000 millones de euros en recortes.

La principal de las protestas se celebró en Lisboa, donde el secretario general del sindicato, Arménio Carlos,y el líder del Partido Comunista Portugués (PCP), Jerónimo Sousa, tienen previsto cerrar con sus discursos la denominada "jornada nacional de acción y lucha".

Los manifestantes en las calles de la capital desfilaron de manera ordenada entre pitidos y banderas rojas sindicales, aunque la marcha provocó importantes cortes al tráfico en el centro, entre las plazas de Príncipe Real y del Ayuntamiento, donde se espera que finalice.

"VERGÜENZA NACIONAL"

En el recorrido, se leyeron en pancartas mensajes contra los recortes en educación, sanidad y pensiones, y se escucharon gritos a favor de la dimisión del Gobierno y cánticos que coreaban "Desempleo en Portugal, vergüenza nacional"

En declaraciones a los periodistas durante la marcha, Arménio Carlos pidió a Passos Coelho que "escuche el sentimiento popular" que le exige un cambio. Sousa consideró la manifestación "un ejemplo" para que el Gobierno entienda que el pueblo portugués no está dispuesto a resignarse.

En ese sentido, aseguró que Passos Coelho "no conoce la realidad del país", en alusión a los sacrificios por los recortes en sanidad y educación, así como por la desesperación de los desempleados que ya perdieron las ayudas al paro.

EN OTRAS CIUDADES

Algunas de las manifestaciones más multitudinarias fueron en la segunda ciudad del país, Oporto, en Faro y Portimao, en la región del Algarve, así como en las islas de Madeira y las Azores.

La CGTP, que cuenta con más de 600.000 afiliados en un país de 10,5 millones de personas y que ya convocó dos huelgas generales en esta legislatura, tiene previsto unirse el próximo 2 de marzo a otra manifestación impulsada por el movimiento ciudadano "Que se lixe a Troika" ("Que se fastidie la troika", en la traducción más educada).

Portugal vive la peor de sus crisis económicas de su historia democrática, azotado por casi un 17 % de desempleo y una recesión del 3,2 %, por encima de las previsiones oficiales.

En el último año y medio, el Ejecutivo ha implementado una gran batería de ajustes económicos, bajo la supervisión de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional. Estas entidades internacionales concedieron en mayo de 2011 un préstamo de 78.000 millones de euros para sanear la cuentas estatales.