Grandes momentos. Una Candela Peña muy reivindicativa con los recortes sociales y con la crisis que azota al país: "A ver si alguien me da trabajo que tengo un hijo al que alimentar". Una Maribel Verdú muy preocupada por los cientos de desahuciados. Una Eva Hache con continuos guiños a los desencantados con la corrupción política y críticas encubiertas a los sobres de Bárcenas.

Y, como siempre, una gran pifia en la gala de los Goya 2013. ¡Qué momentazo! La actriz Adriana Ugarte se confunde al leer el premio a la Mejor Canción Original... "Y el ganador es 'Los niños salvajes'". Su rostro palidece y llega la rectificación. "Parece que ha habido un error; es para 'Blancanieves'".

Las ceremonias de los Goya están llenas de anécdotas. Un total de 26 ediciones con momentos para no olvidar.

Loading Slideshow...
  • 'El Muletilla'

    La gala de los Goya no está exenta de espontáneos. El más reciente fue 'El Muletilla' durante la pasada edición (<strong>2012</strong>), que se coló en la ceremonia mientras Isabel Coixet recogía su premio al Mejor Documental por <em>Escuchando al juez Garzón</em>. "Queremos hacer el primer 'western' extremeño. Productores, 'veniros' a Extremadura", fueron las palabras del inesperado "galardonado", a las que Coixet respondió “iremos, iremos”.

  • Aparición de Anonymous

    Anonymous estuvo presente en las dos últimas ediciones de los Goya (<strong>2012, 2011</strong>). En la ceremonia de 2012 saltó sobre el escenario un individuo con una máscara de Guy Fawkes, propia de <em>V de Vendeta</em> y que utilizan como símbolo. Esa misma noche, los anonymous hackearon la web de la Academia del Cine. En 2011 acudieron a las puertas del Teatro Real ocultos tras máscaras de Fawkes para escenificar su protesta contra la Ley Sinde.

  • Palabras de apoyo a Garzón

    El año pasado Isabel Coixet se hizo con el Goya al Mejor Documental por <em>Escuchando al juez Garzón</em>. El momento más polémico de la noche llegó cuando la directora subió a recoger su Goya y dedicó unas palabras al magistrado: “Hubiera preferido no tener que hacer un film como éste y que las víctimas pudieran seguir encontrándose a jueces como Garzón. Preferiría que no hubiera paz para los malvados, pero para algunos sí la hay".

  • Jimmy Jump

    En la <strong>edición de 2011</strong> Jimmy Jump, un saltador profesional, subía al escenario antes de que se entregase el premio a Javier Bardem por <em>Biutiful</em>. El espontáneo le dedicó el Goya a "todos los saltadores profesionales".

  • Sinde VS De la Iglesia

    Uno de los episodios más chocantes de los Goya llegó tras la <strong>edición de 2011</strong>, cuando el entonces presidente de la Academia, Álex de la Iglesia, presentó su dimisión el día siguiente de la gala. De la Iglesia renunció por las tensiones surgidas con la entonces ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, y su proposición de ley para limitar el uso y acceso a Internet, con la que el director estaba en desacuerdo. El distanciamiento entre ambos provocó algún momento tenso en la alfombra roja, donde ella le tomó del brazo para la foto mientras él aparecía incómodo.

  • Buenafuente busca las cosquillas a la parejita

    "Esos son Mónica Cruz y Carlos Bardem", comentaba Andreu Buenafuente en la gala de <strong>2010</strong> señalando a Penélope Cruz y Javier Bardem, por entonces ya una reconocida pareja a la que el presentador no perdió la ocasión de buscar las cosquillas.

  • La gran sorpresa: el regreso de Almodóvar

    En <strong>2010 </strong>se produjo la gran sorpresa: el director pedro Almodóvar apareció en el escenario para entregar el premio a la Mejor Película. Lo hacía después de cinco años sin aparecer por la ceremonia. En la edición de 2005 su película <em>La mala educación</em>, nominada a cinco galardones, se quedó sin ninguna estatuilla, por lo que él y su hermano se borraron de la Academia alegando que no estaban de acuerdo con el sistema de votación. “Estoy aquí porque tenéis un presidente muy pesao, ha insistido hasta la saciedad”, dijo Almodóvar refiriéndose a Álex de la Iglesia.

  • Tornillos varios

    2009. Carmen Machi saludó a José Coronado con un intenso beso con lengua cuando éste subió al estrado para presentar el Goya al Mejor Actor de Reparto. Machi repitió la jugada con Santi Millán, el otro presentador del premio. Pero lo que nadie se esperaba era que Millán y Coronado se engancharan en un pasional beso de 'tornillo'.

  • Alegato contra el Opus Dei

    "Es una institución erróneamente llamada obra de dios". Con estas palabras el director Javier Fesser caldeó el ambiente de los Goya <strong>2008</strong>, en los que la gran triunfadora fue su película <em>Camino</em>, el relato de una niña enferma de cáncer educada en la doctrina religiosa del Opus Dei. Jaume Roures, productor del largometraje, echó más leña a la hoguera: “Para amargarnos nos casamos, tenemos hijos adolescentes… y tenemos al Opus Dei”.

  • No a la Conferencia Episcopal

    En la <strong>edición de 2008</strong> el actor Alberto San Juan puso el broche reivindicativo de la noche al recoger su premio al Mejor Actor por su papel en <em>Bajo las estrellas </em>y dedicárselo a su madre, su padre, a su compañía teatral Animalario y a la “disolución definitiva de esa cosa que se llama Conferencia Episcopal".

  • Para darle al Play

    Gala de <strong>2007</strong>. El actor pamplonés Alfredo Landa dejó descolocados a los asistentes con su discurso al recoger el Goya honorífico. Alfredo...y los anacolutos.

  • Protesta a las puertas de la gala

    La Asociación de víctimas contra el terrorismo convocó en la <strong>edición de 2004</strong> una manifestación a las puertas de la gala con pancartas que rezaban 'No al Medem', y 'No al Pelota Vasco: la nuca contra la bala'. El origen de las protestas fue el documental <em>La pelota vasca. La piel contra la piedra</em>, dirigida por Julio Medem. En él hacía un retrato de la sociedad vasca, un recorrido sobre su historia y conflictos políticos. El film fue nominado al Goya al Mejor Documental, estatuilla que finalmente no se llevó. “Siempre he estado en contra de ETA, pero en este país está aterrizando el fascismo, el viejo fascismo”, afirmó Medem aquella noche.

  • La gala del 'no a la guerra'

    Recordada como una de las ediciones más reivindicativas. Fue la ceremonia de <strong>2003</strong>, donde el lema 'No a la guerra' se escuchó de las bocas de muchos de los participantes. Entre ellos, el Gran Wyoming, Rosa María Sardà, Willy Toledo o Alberto San Juan. Fue la propia Sardà quien al pasarle la batuta de la presentación a Toledo y San Juan y conseguió un unánime "No a la Guerra” de la platea.

  • Paz Vega en topless

    El atuendo de Paz Vega reveló en la gala de <strong>2002</strong> que la sevillana había acudido sin sujetador a la ceremonia. Bastó con la rápida mano de una acompañante para tapar el seno.

  • La decepción de la presentadora

    Una Antonia San Juan desganada y decepcionada. Fue en la edición del año <strong>2000</strong>. Ella era la presentadora y era la primera vez que la ceremonia se celebraba en Barcelona (nunca más salió de Madrid). La actriz optaba al Goya a Mejor Actriz Revelación por su papel en<em> Todo sobre mi madre</em>. No lo consiguió y a partir de ese momento la actitud de la anfitriona sufrió un revés: estaba visiblemente decepcionada y no lo ocultó ante los espectadores. Su gesto de decepción cuando el 'cabezón' fue a parar a Ana Fernández (Solas) resultó más que notorio. San Juan participó en la edición del año siguiente con un monólogo autocrítico en clave de humor.

  • Garci y la supuesta compra de votos

    La polémica en <strong>1999</strong> estuvo ligada a un escándalo de compra de votos protagonizada supuestamente por Jose Luis Garci, una acusación que nunca se llegó a demostrar y que desembocó en su dimisión como académico. Además, Garci se usentó de la gala ese año, en la que su película <em>El abuelo</em> optaba a 13 premios.

  • Una Tómbola descafeinada

    Ana Belén y Miguel Bosé. Dos estrellas del pop para pegarse un bailoteo con <em>Tómbola</em> en la gala de <strong>1996</strong>. Eso sí; una versión un tanto descafeinada. Ahí quedó eso.

  • 1990 y la inexistente animación

    La categoría al Goya a la Mejor Película de Animación en los premios Goya 1990 contaba tan solo con una nominada: <em>Los cuatro músicos de Bremen</em>. El humorista Pedro Reyes fue el encargado de dar el premio y de servir de testigo del pobre estado que la animación española sufría por entonces.

  • Pilar Miró y los trajes

    En la gala de <strong>1989</strong> la directora Pilar Miró entregó al premio al Mejor Guión. Miró llegó a la presidencia de RTVE en 1986 y en 1989 tuvo que dimitir por la compra de trajes con dinero público. En la ceremonia la directora de cine aludió a la polémica antes de entregar la estatuilla: “Según algunos listos, mejor hubiera sido que yo entregara el galardón al mejor vestuario”.

ADEMÁS