El director de la agencia de detectives Método 3, Francisco Marco, y otros tres empleados han sido detenidos por la Policía este lunes al ser acusados de revelar secretos en relación al supuesto espionaje político en Cataluña, según fuentes policiales.

Además del director, los otros detenidos son Elisenda Villena, Julián Peribáñez y Álex Borreguero. Todos han sido trasladados a dependencias de la Jefatura Superior de Policía de Cataluña.

El caso trascendió tras publicarse que Método 3 había grabado a la líder del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, cuando se entrevistó en un restaurante de Barcelona con María Victoria Álvarez, expareja de Jordi Pujol Ferrusola, hijo del expresidente catalán Jordi Pujol.

En ese encuentro, Álvarez relató a Sánchez-Camacho los viajes que hizo con su exnovio a Andorra, en los que transportaba grandes cantidades de dinero en billetes de 500 euros, lo que ella misma denunció y ratificó ante el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, el pasado 17 de enero.

Los detectives Borreguero y Peribáñez ya han reconocido a la Policía haber hecho la grabación del almuerzo en 2010 según fuentes de la investigación. También han informado de que en su declaración ante la Policía ambos agentes han argumentado que lo hicieron siguiendo órdenes de sus superiores.

Tras las últimas revelaciones, el secretario general de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, ha pedido la comparecencia del director del Centro Nacional de Inteligencia, Félix Sánz, ante la comisión de gastos reservados del Congreso para explicar si hay "guerra sucia" y se está espiando a los partidos catalanes.

Por su parte, el secretario de Acción Política del PSC, Antoni Balmón, ha anunciado que su partido no emprenderá acciones legales hasta que no se prueben las informaciones aparecidas hasta ahora y que le vinculan con la agencia de detectives que se encargó de las escuchas.