Huffpost Spain

Rosa Díez aboga por "refundar el Estado" con una reforma constitucional

Publicado: Actualizado:
Print Article

La líder de UPyD, Rosa Díez, ha abogado por "refundar el Estado", convencida de que el problema que lastra la capacidad de recuperación es "un modelo elefantiásico, inconexo, injusto e improductivo", para lo cual habría que disolver las Cortes y abrir un proceso constituyente.

Díez ha cerrado con su intervención la primera jornada del debate sobre el estado de la nación que se celebra en el Congreso, donde ha considerado que la actual situación del país es "desoladora" y el Estado "es más débil ahora que antes de las elecciones de 2011".

Ha sido además, según ha destacado, el año "del auge del nacionalismo separatista", con "el secesionismo catalán subvencionado con rescate incondicional de la Generalitat" y la vuelta de "Batasuna a las instituciones en un clima de absoluta impunidad y triunfo político de las tesis de ETA".

En su dibujo del panorama actual, Díez ha apuntado que progresa la pobreza, retrocede la igualdad, avanza la corrupción y disminuye la calidad del sistema educativo, lo que le ha llevado a concluir que "España es un país cada vez más pobre, cada vez más desigual, cada vez más injusto, cada vez más corrupto".

Una situación que se ha agravado -ha apostillado- con las decisiones del Gobierno de Rajoy, que "han deteriorado la convivencia y han dilapidado la ya escasa confianza de los ciudadanos en las instituciones".

Frente a esa "ruina", Díez ha planteado un pacto de legislatura en el que todos los grupos se comprometan a aprobar por la vía de urgencia reformas legales como la de la ley electoral, para abrir a continuación un periodo constituyente.

"¿No creen que ha llegado la hora de que antepongamos nuestra condición de representantes de los ciudadanos a la de políticos de partido?", ha preguntado a Rajoy y a la bancada del PP.

Díez ha propuesto un pacto de legislatura en el que todos los grupos se comprometan a aprobar por la vía de urgencia reformas legales como la de la ley electoral, para abrir a continuación un periodo constituyente.

Persuadida de que España "tiene futuro" si no se resigna a mantener un modelo de país que se ha mostrado "incapaz" de enfrentarse con los problemas que aquejan a la sociedad, Díez ha proclamado: "Ha llegado la hora de que nos atrevamos a decir alto y claro que es preciso refundar el Estado si queremos garantizar la libertad y la igualdad de todos los españoles".

Después de subrayar que sólo si se resuelve la crisis política se podrá afrontar con éxito la económica, la portavoz de UPyD ha sido tajante al opinar que "el verdadero problema", el que lastra la capacidad de recuperación del país "es un modelo de estado elefantiásico, inconexo, injusto, improductivo".

Refundar el Estado requiere, a su entender, promover un proceso de reforma de la Constitución que habrá de acometerse disolviendo las Cortes y abriendo un proceso constituyente.

Una fórmula jurídica que, según ha dicho, está prevista en la Constitución y que permitiría diseñar un Estado "fuerte, viable y sostenible, con la dimensión y el presupuesto necesario para dar soluciones a los problemas de los ciudadanos". No se trata, ha aclarado, de dar salida a las reivindicaciones de los nacionalistas, y menos cuando se utilizan "para exacerbar sentimientos políticos identitarios, de difícil encaje en una sociedad moderna y democrática". La propuesta de UPyD es afrontar la reforma constitucional para ir hacia un modelo territorial federal que garantice la unidad e incluya la diversidad.

"Insistir en fórmulas inmovilistas o fracasadas para preservar la vieja política viciada que nos ha llevado a esta crisis -ha agregado- no hará otra cosa que alejar a los ciudadanos de la política e incrementar la frustración, la indignación y la desesperanza, poniendo en peligro al propio sistema democrático". Sobre la corrupción política, ha observado que su combate exige aprobar de inmediato leyes eficaces para acabar con la impunidad de los responsables y castigar duramente los comportamientos que pervierten la democracia.

Ha especificado que la ley debe prohibir que vayan en listas electorales las personas acusadas por corrupción política, y también ha abogado por establecer un delito de financiación ilegal de los partidos políticos. Del mismo modo, es partidaria de que se persiga por ley el delito de enriquecimiento ilícito de todos los cargos públicos y que se ponga coto a la discrecionalidad de los indultos otorgados por el Gobierno, excluyendo a los condenados por delitos de corrupción.

Combatir la corrupción también precisa, según su punto de vista, que la ley de transparencia regule los lobbys e incluya a la Casa Real, los partidos políticos, los sindicatos, las asociaciones empresariales y cualquier institución que se financie de ayudas públicas.