La Consejería de Vivienda de Castilla-La Mancha, que gobierna Dolores de Cospedal, ha remitido un recrito a sus delegaciones territoriales en el que ordenan que omitan la palabra “desahucio” en la información que remiten a las familias a las que se les adjudicó una vivienda social y a las que van a someter a este procedimiento.

Lee el artículo completo en El País