La Policía Nacional ha desarticulado una organización criminal que explotaba sexual y laboralmente a 400 mujeres en seis macroprostíbulos de varias provincias andaluzas, en una operación en la que han sido detenidas 36 personas.

En la operación, la Policía ha inmovilizado también por orden judicial 57 inmuebles, 56 vehículos, una embarcación y otros bienes cuyo valor estimado supera los catorce millones de euros.

Los macroprostíbulos, localizados en Sevilla, Cádiz, Córdoba y Huelva, generaban cada uno de ellos unas ganancias anuales de 1.250.000 euros, según ha informado hoy la Dirección General de la Policía. Las mujeres explotadas tenían una serie de normas y 'multas', entre ellas el pago de 50 euros si descansaban sin permiso.

La organización delictiva facilitaba a los clientes el pago de los servicios sexuales con cajeros automáticos y dispositivos de telepago propios, aunque cobraban comisiones por el uso de los mismos.