No importa que se hubiera alcanzado un acuerdo para, precisamente, evitar la cárcel. La Audiencia de Barcelona obligará al empresario andorrano Fidel Pallerols y a los excargos de UDC Lluís y Vicenç Gavaldà a ir a prisión para cumplir las penas, de entre siete meses y año y medio de cárcel que se les impusieron, por admitir una trama de financiación irregular en Unió.

Pese a carecer de antecedentes penales, la sección segunda de la Audiencia de Barcelona ha determinado no conceder a los tres condenados por el desvío de subvenciones públicas del llamado caso Pallerols la suspensión de la ejecución de las penas de prisión fijadas en la sentencia que pactaron con las acusaciones.

El 'caso Pallerols', en 12 claves

En una sentencia de conformidad, el empresario andorrano Fidel Pallerols y el consejero nacional de UDC Vicenç Gavaldà fueron condenados a siete meses de prisión cada uno. El exdirector general de Empleo Lluis Gavaldà se le impuso una pena de año y medio de cárcel.

RECHAZO A LA LIBERTAD

Al ser inferiores a los dos años de cárcel y carecer de antecedentes, los condenados podrían haberse librado de ir a prisión si así lo hubiera acordado el tribunal. Bien al contrario: la Audiencia ha rechazado concederles el beneficio de suspensión de la condena y conmutarles la pena de prisión por una multa.

En su auto, al que ha tenido acceso la agencia Efe —y que cuenta con el voto particular del magistrado Javier Arzua—, la sala argumenta que el "caso Pallerols", en que ha quedado acreditada "una actuación delictiva enmarcable en lo que coloquialmente se viene dando en denominar corrupción política a través de una trama organizada, debe primar por encima de todo la función de prevención general que, junto a otras, está llamada a cumplir la pena".