Casi la mitad de niñas menores de edad en Sudán del Sur ya están casadas. Sus padres, sus tíos o quienes se han hecho cargo de ellas en sus primeros años decidieron darlas en matrimonio, a veces con hombres que les sacan más de medio siglo de edad. Lo hacen por la dote: a veces son 80 vacas, otras 120, 200... Si ellas se enamoran de alguien que no tenga suficientes recursos, que se las puede ganar con ganado, la familia no permitirá darla en matrimonio.

En esta galería recogemos algunos testimonios de niñas que fueron forzadas a casarse con hombres mucho mayores, en ocasiones a cambio de 80 o 120 vacas. Son testimonios recogidos en Sudán del Sur por Human Right Watch, en un informe publicado en vísperas del Día de la Mujer. La amenaza "este hombre viejo puede alimentarnos. Te casarás con él" es uno de los testimonios recogidos.

Loading Slideshow...
  • Aguet se casó en 2003, cuando tenía 15 años. Según declaró a Human Rights Watch, quería seguir escolarizada hasta completar su educación, pero sus tíos la forzaron a casarse con un hombre de 75 años.

  • Una joven se recupera tras su parto. Se casó con 12 años. Tuvo su primer hijo a los 15. Estos son el cuarto y el quinto. Foto: Febrero 2013

  • Atong fue forzada a casarse con un hombre de 50 años en julio de 2011.

  • Una ceremonia de boda en Baidit, Jonglei, el pasado febrero.

  • Helen, 16, junto a su marido Jade, de 50, junto a su casa en Juba. Se casaron el año pasado. Ella afirma que hubiera preferido seguir en la escuela que casarse pero su familia no podía pagar su educación.

  • Una estudiante embarazada en la escuela secundaria de Juba. El colegio no permite que las embarazadas asistan a clase, pero hay profesores que les ofrecen clases para que puedan continuar con su formación.

  • Más testimonios, en este vídeo con subtítulos en inglés

Según datos del Gobierno de Sudán del Sur, un 48 por ciento de las sursudanesas entre 15 y 19 años están casadas, aunque en algunos casos la edad de matrimonio cae hasta los 12 años. Escapar supone quedar desprotegida, mientras que sus familiares las maltratan, o incluso las matan, si intentan resistirse a ese matrimonio forzoso.

El aumento de los matrimonios adolescentes en el país, lo que reduce las posibilidades de escolarización de las niñas, contribuye a una mayor mortalidad materna y viola el derecho a elegir casarse libremente. HRW recomienda a Sudán del Sur que establezca los 18 años como la edad mínima para casarse, que elabore un plan nacional para prevenir los matrimonios adolescentes y que firme convenciones como las relativas a la eliminación de las formas de discriminación contra las mujeres o en favor del bienestar de los niños.

UNICEF calcula que unos 14 millones de menores de 18 años contraen matrimonio cada año en todo el mundo, principalmente en el sudeste asiático, África subsahariana, Latinoamérica y los países caribeños.