POLÍTICA
11/03/2013 14:09 CET | Actualizado 11/05/2013 11:12 CEST

Oscar López pone su cargo a disposición del partido: "Me cegó la posibilidad de dejar fuera de la política a Ismael Álvarez"

EFE

El secretario de organización del PSOE, Oscar López, ha puesto su cargo a disposición del partido después del “error cometido” en la gestión del caso Ponferrada. Su petición ha caído en saco roto, ya que ha sido rechazada en la reunión de la Comisión Permanente de la Ejecutiva Federal.

En una comparecencia en la sede del partido, Oscar López ha reconocido que se “cegó” ante la posibilidad de sacar de la política a Ismael Álvarez, condenado por acoso sexual a la concejal del PP de Ponferrada Nevenka Fernández. “Comentí un error”, ha subrayado en al menos cinco ocasiones. López ha reiterado también que lo importante es que el “error ha sido rectificado”.

“Ha sido una mala operación, aunque seguramente alguno de los objetivos eran positivos”, ha abundado, al tiempo que ha subrayado que la intención es que los concejales dimitidos no vuelvan a ir en listas.

En la reunión de la Comisión Permanente de la Ejecutiva Federal, López ha asumido el error, ha pedido disculpas y ha dicho que se ha rectificado, ya que el nuevo alcalde, Samuel Folgueral, ha optado por dejar de ser militante socialista.

"Lo más importante es que se haya corregido el error", ha insistido López, quien ha reconocido que la moción no gustó nunca ni a la vicesecretaria general, Elena Valenciano, ni a la secretaria de Igualdad, Purificación Causapié.

MOCIÓN DE CENSURA

Coincidiendo con la celebración el pasado viernes del Día Internacional de la Mujer, el pasado viernes, el PSOE e Independientes Agrupados de Ponferrada (IAP) -entre cuyos concejales estaba Ismael Álvarez- aprobaron una moción de censura que desalojó de la Alcaldía al PP.

El tema causó un gran malestar en las propias filas socialistas y, aunque López justificó la moción diciendo que el acuerdo incluía el abandono de Álvarez de la política, horas después fue desautorizado por Rubalcaba, quien consideró que el pacto con el acosador había sido un error y ordenó rectificar.

Rubalcaba dio un ultimátum al nuevo alcalde socialista, Samuel Folgueral, para que renunciara a la Alcaldía o al PSOE, y el regidor comunicó ayer mismo que mantenía el cargo y dejaba el partido, al igual que sus concejales.

Según Folgueral, la presentación de la moción estaba ya "explícita suficientemente y comunicada" al partido.