Huffpost Spain

El 'caso Ponferrada' vigoriza al Gobierno en sus ataques al PSOE

Publicado: Actualizado:

La gestión del caso Ponferrada ha sido tan nefasta que, sin pretenderlo, el PSOE ha logrado la cuadratura del círculo.

La "ceguera" reconocida por el secretario de Organización de los socialistas, Óscar López, ha terminado como el rosario de la aurora. En cinco días, el PSOE ha perdido la alcaldía de la localidad y su representación socialista en el consistorio; ha obligado a su 'número tres' a entonar el 'mea culpa' ("Me equivoqué", repitió hasta en cinco ocasiones López el pasado lunes); ha revitalizado las dudas sobre si Rubalcaba lleva realmente las riendas del partido y, sobre todo, ha facilitado que el Gobierno haya vuelto a recuperar la iniciativa al llenarse de argumentos para reprochar al principal partido de la oposición que su único objetivo sea conseguir el poder, sea al precio que sea. Incluso pactando con un condenado por abuso sexual.

En un nuevo intercambio de reproches, la sesión de control al Gobierno ha servido para subir el tono y recuperar, si es que alguna vez se perdió, el 'Y tú más".

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha acusado a los socialistas de carecer de criterio y, sin profundizar, de haberse metido "en todas las crisis que han podido" en los últimos meses. "Y eso no hay comunicación que lo arregle", ha comentado para abundar: "No les obedecen en Ponferrada. Si no hubiera habido una reacción social como la que ha habido, ¿hubiera habido rectificación socialista?".

Ante las críticas, los socialistas han tirado de hemeroteca para recordar que el PP "tuvo como alcalde al acosador, quien lo defendió, quien lo sostuvo y con quien ha estado gobernando" hasta ahora. Por eso, los socialistas no van a aceptar "lecciones" del PP, ha señalado la vicesecretaria del PSOE, Elena Valenciano.

Encuesta

La gestión del PSOE del 'caso Ponferrada' ha sido...

VOTA

"Lecciones de principios como la que ha pretendido dar Soraya Sáenz de Santamaría hoy sobre el asunto de Ponferrada, no. Lecciones de principios de quien tenía como alcalde al acosador, quien lo defendió, quien lo sostuvo y con quien ha estado gobernando nueve años, de ese partido que ha hecho eso, que defendió al acosador en vez de a la víctima, el PSOE no va a recibir ni una sola lección de principios", ha recalcado Valenciano.

El caso Ponferrada ha dado aliento a los críticos con el actual secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba. Reproches que, según ha reconocido hoy, no le inquietan: "Lo que me preocuparía es que no las hubiera", ha dicho en los pasillos del Congreso.

CRÍTICAS INTERNAS

Las palabras de Rubalcaba se producen después de que, ayer, durante la reunión del Grupo Socialista, Oscar López recibiera críticas por parte de sus colegas de partido —sobre todo diputadas— por su actuación en el caso de Ponferrada.
El exvicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra aseguró que está "demasiado enfadado" con el PSOE como para hablar públicamente de ello; el expresidente de Castilla-la Mancha, José María Barreda, afirmó que la gestión realizada por la dirección federal del partido ha sido "desastrosa" y la diputada socialista por Córdoba y exministra Rosa Aguilar tildó de "error" y "fracaso" la gestión de la moción de censura en Ponferrada.

Pese a las críticas internas a López, Valenciano ha salido hoy en defensa del secretario de Organización: "Es una persona muy valiosa para el PSOE", ha dicho para recalcar que "no van a dimitir precisamente aquellos que reconocen sus errores y piden disculpas y se van a quedar los que no reconocen nunca nada, los que jamás dan la cara y los que no paran de mentir".