INTERNACIONAL

Mahmud Ahmadineyad, causa escándalo en Irán por tocar a la madre de Chávez

14/03/2013 22:28 CET | Actualizado 14/03/2013 22:28 CET

ahmadineyad

Ya lo dice el proverbio: una imagen vale más que mil palabras. En este caso, y para la desgracia del presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, la evidencia es innegable e imborrable. Una instantánea captada durante el funeral de Hugo Chávez en la que se ve al presidente iraní en un gesto afectivo con la madre del ex dirigente venezolano le ha valido un disgusto.

El puritano regimen de Irán y los opositores de Ahmadineyad lo han bombardeado a críticas por sobrepasar los límites que impone el régimen salido de la revolución de 1979, que considera pecado cualquier contacto físico entre personas de distinto sexo sin parentesco.

Una vez publicada la foto, no tardaron en saltar las alarmas y el vicepresidente Mohammad Reza Mirtajeddini, que acompañaba al jefe del Gobierno, se atrevió a mentir descaradamente asegurando que se trataba de una imagen trucada, ya que, según dijo, el acercamiento se habría producido con uno de los tíos de Chávez. Pronto se comprobó la autenticidad de la imagen, captada por y distribuida por varias agencias internacionales, según cuenta la BBC.

En la fotografía se ve a un Ahmadineyad muy humano sosteniendo la mano de la madre de Chávez, Elena Frías, durante el funeral celebrado en Caracas el pasado 8 de marzo. Un gesto de compasión que no ha sido entendido por los clérigos iraníes.

“Tocar a una mujer que no sea familiar de primer grado está prohibido en cualquier circunstancia, sea dar la mano o tocar la mejilla”, recordó el ayatolá Mohammad Taqi Rahbar, citado por los medios locales. Según este ayatolá, que lidera la plegaria del viernes en Isfahán, ni siquiera se justifica en el caso de “una mujer mayor y es contrario a la dignidad del presidente de la República Islámica de Irán”. Otros clerigos le acusaron directamente de “hacer el payaso”, según cuenta Ángeles Espinosa en su blog de El País.

POLÉMICA POR LA NOTA DE PÉSAME

La foto con la madre de Chávez no fue la única nota de la discordia. La polémica estalló el propio día de la muerte de Chávez con la nota de pésame que Ahmadineyad envió al entonces vicepresidente Nicolás Maduro. En ella, según recoge El País, el iraní se mostraba convencido de que “Chávez regresará junto con Jesucristo y el imam Mahdi”, en referencia al redentor que los musulmanes chiíes creen que se escondió en el siglo IX y que reaparecerá el día del Juicio Final para impartir justicia al mundo.

“Se puede escribir una carta diplomática sin entrar en disquisiciones religiosas”, criticó el líder de la plegaria del viernes, el ultraconservador ayatolá Ahmad Jatamí.

A tres meses de las elecciones, Ahmadineyad, que no puede presentarse a un tercer mandato, ha vuelto a dar motivos para estar en el centro de las críticas.