VÍDEO
29/03/2013 08:29 CET | Actualizado 02/04/2013 11:03 CEST

Cosas que puedes ver una feria de robótica (FOTOS, VÍDEOS)

Aldebaran

No son mayordomos ni pueden cuidar de las personas, aunque en ideas como esas trabajan los fabricantes. De momento, los robots que, a cambio de unos miles de euros, podrías tener en casa están capacitados para dar lecciones de inglés, escribir emails o contar cuentos a los niños. Son algunos de los prototipos que puedes encontrar al pasear por los pasillos de ferias de robótica como la de Innorobo, celebrada la pasada semana en Lyon.

Estas son algunas de las curiosidades del mundo de la robótica presentadas en esta feria, para distintas tareas y con precios variados, de robots pensados para jugar, para cuidar, para ayudar o para limpiar:

NAO, EL ROBOT QUE QUIERE SER 'PROACTIVO'

Dicen sus fabricantes que está pensado para ser un nuevo miembro de la casa. Los creadores del robot humanoide NAO trabajan en el desarrollo de nuevas aplicaciones que le permitan ser proactivo y tener "iniciativas propias". Con una altura de más de medio metro y casi 6 kilos, NAO, de momento, puede hablar, escribir, bailar, mandar un correo electrónico mientras preparas la cena, contar historias a los niños antes de meterse en la cama e incluso jugar al fútbol o al golf, de forma rudimentaria. Eso sí, su batería sólo le permite funcionar de forma autónoma durante una hora. Su precio en el mercado ronda los 12.500 euros.

"En 2020 ya tendremos el prototipo capaz de jugar un partido de fútbol con humanos; ahora sólo lanzan la pelota y paran goles", afirma Camille Wabat, responsable de comunicación de Aldebaran Robotics, los padres de NAO.

A NAO le va a salir un primo. La compañía está diseñando ROMEO, un robot de mayor tamaño destinado al cuidado de personas mayores, a las que el robot con forma de humano podría ayudar a levantarse del sofá, traerles un vaso de agua o llamar a emergencias o al teléfono móvil de alguno de los familiares. Todo ello respondiendo a la voz del propietario. En el siguiente vídeo puedes ver a NAO bailando de forma coordinada con otro de los prototipos.

iCUB, EL NIÑO ROBOT QUE CUIDARÁ A LOS MAYORES

Mide un metro y su rostro recuerda al de un niño. Sólo sabe seguir un objeto con la mirada, concentrarse en él y cogerlo. También puede hablar, siempre que se le ordene a través del teclado del ordenador. Pero el reto de los investigadores del Instituto Italiano de Tecnología es que en un futuro estos humanoides tengan la movilidad y la conciencia suficientes para poder atender perfectamente a personas con alguna incapacidad física o mental, como el Alzheimer.

Este pequeño androide de grandes ojos tiene una veintena de "hermanos" repartidos por toda Europa y EE UU -cada uno valorado en unos 300.000 euros- con los que se están llevando a cabo diferentes experimentos, desde la destreza manual a la percepción del entorno por medio de la vista o el oído.

ROBOTS MÁS ASEQUIBLES

No hay robot mayordomo, al menos de momento, pero desde hace un tiempo los hay que barren, lavan y friegan la casa... simplemente con apretar un botón. Es el caso de Roomba 790 (799 euros), diseñado por la empresa estadounidense iRobot. Vídeo: así funciona Roomba. Otra variante es Scooba 390 (529 euros), capaz de encargarse de fregar y secar suelos, sin tener que barer antes. En este caso, además de apretar un botón hay que cargarla de agua. Después se agita un poco y se vierte el agua sucia en el inodoro.

Según el portavoz de iRobot, Marc Dinee, el objetivo de su empresa no es crear una especie de robot mayordomo capaz de hacer todas las tareas del hogar, sino diseñar una amplia gama de robots especializados que harán los trabajos domésticos y que estarán controlados por otro robot que se comunicará con los humanos.

scooba

Para ver a Scooba en acción puedes ver este vídeo.

PARA JUGAR: LO NUEVO DEL CREADOR DE FURBY

La mascota electrónica que revolucionó el mundo de los juguetes a finales de los 90, Furby, tiene un nuevo hermano. Es un dinosaurio y se llama Pleo. Al adquirirlo su dueño le pone un nombre y a partir de ese momento la 'mascota' sólo responderá a su voz. Pleo se acurruca cuando le acaricias, mueve la cola cuando está contento y si le abrazas estira sus patas para adaptarse a la forma de tu pecho.

Se vende con un pack de objetos que reconoce con una cámara instalada en el orificio de su nariz y que sirven para alimentarle, hacerle bailar, caminar o sólo jugar. El pequeño dinosaurio, que cuesta 199 euros, también desprende calor.

ESPACIO ECO