Moscú ha expresado su indignación con el acuerdo de rescate pactado en la madrugada de este lunes entre Chipre y la 'troika' que cuenta entre sus elementos clave con la imposición de una quita del 30% a los depósitos bancarios superiores a 100.000 euros, medida que podría afectar masivamente a ciudadanos rusos con su capital en el que era hasta ahora un paraíso fiscal.

"El robo de lo que ya ha sido robado continúa", afirmó el primer ministro ruso, Dmitri Medvedev, en declaraciones recogidas por medios rusos tras una reunión con funcionarios del Gobierno.

La UE ha alcanzado este lunes, tras una larga jornada de negociaciones, un acuerdo sobre un rescate de 10.000 millones de euros para Chipre cuando estaba a punto de que venciera el plazo dado por el Banco Central Europeo (BCE) para cortar la liquidez a las entidades chipriotas, lo que hubiera provocado su bancarrota y la salida del país del euro. El primer tramo del rescate llegará en mayo.

A cambio de la ayuda, el Gobierno de Nicosia deberá liquidar el segundo banco del país, Laiki, y someter a una profunda reestructuración el Banco de Chipre, la principal entidad de la isla. Los grandes depositantes en estos dos bancos, muchos de ellos rusos, deberán asumir fuertes pérdidas, pero se salvan los pequeños ahorradores con cuentas inferiores a 100.000 euros.

Rusia desestimó la semana pasada la petición de ayuda por parte del Gobierno chipriota, que buscó hasta el último momento en Moscú una alternativa a las duras condiciones impuestas por la 'troika'.

Por su parte, el viceprimer ministro ruso, Igor Shuvalov, indicó que las pérdidas para los ahorradores rusos aún no estaban claras y subrayó que la filial chipriota del banco ruso VTB, controlado por el Estado, no se ve afectada por el acuerdo.

"Lo que está sucediendo es una buena señal para aquellos que estaban pensando en mover su capital hacia... bancos rusos", dijo. "Nuestros bancos sos muy estables", apostilló Shuvalov.

NEGOCIACIÓN DEL CRÉDITO

Paralelamente, el presidente ruso, Vladímir Putin, ha ordenado al Gobierno que negocie con Chipre la reestructuración de la deuda de la isla mediterránea con Rusia por un crédito de 2.500 millones de euros.

"El presidente Putin considera posible apoyar los esfuerzos del presidente de Chipre y también de la Comisión Europea, que apuntan a superar la crisis en la economía y en el sistema bancario-financiero de este Estado insular", dijo Dmitri Peskov, portavoz del Kremlin, citado por las agencias locales.

Nicosia ha pedido a Moscú una prórroga de cinco años y una rebaja de los intereses sobre el crédito de 2.500 millones de euros que le concedió en 2011 al 4,5 % de interés y por un plazo de 4 años y medio.

MERKEL, SATISFECHA

La canciller alemana, Angela Merkel, ha expresado este lunes su satisfacción con el resultado de las negociaciones sobre el rescate de Chipre y considera que el acuerdo final "es el correcto".

"Estoy encantada de que la pasada noche se encontrara una solución y que hayamos sido capaces de evitar la insolvencia", dijo Merkel en el transcurso de una visita a la localidad germana de Langenfeld. "Creo que el acuerdo que hemos alcanzado es el correcto", añadió.

El ministro de Economía de España, Luis de Guindos, valora como positivo el acuerdo.

Guindos asegura que este rescate "disipa todas las dudas" y es "bueno para el conjunto de la Unión". El titular de Economía confía en que los mercados acojan "positivamente" el pacto. De momento, las bolsas europeas han abierto al alza y la prima de riesgo española ha bajado.

Por su parte, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, considera que el acuerdo representa una "solución duradera" a través de un plan creíble e integral que se dirige al problema central del sistema bancario del pequeño país mediterráneo.

Loading Slideshow...