INTERNACIONAL
10/04/2013 09:39 CEST | Actualizado 10/04/2013 09:39 CEST

Cuba abre sus cárceles a la prensa internacional

EFE

El Gobierno cubano ha abierto las puertas de sus cárceles a periodistas de medios nacionales e internacionales por primera vez en nueve años, entre ellos las agencias de noticias EFE y Reuters. Los informadores visitaron varios centros próximos a La Habana en una visita organizada por las autoridades para explicar su sistema penitenciario.

"El sistema penitenciario (cubano) no está cerrado al mundo, una muestra de ello es que ustedes están aquí con nosotros, y nosotros hemos abierto nuestras prisiones", ha asegurado ante la prensa el coronel Osmani Leyva, segundo jefe de la dirección de prisiones en la isla.

Funcionarios del Ministerio del Interior han sido los encargados de acompañar a los periodistas, quienes visitaron galerías de celdas, el Hospital Nacional de Reclusos, los pabellones para los encuentros entre los presos y sus parejas o las zonas donde los internos pueden ver a sus familiares.

Cuba, con una población de unos 11,2 millones de habitantes, tiene 57.337 presos, Según cifras oficiales. Esta cifra dista de la que maneja la ilegal Comisión Cubana de Derechos Humanos, que habla de entre 70.000 y 80.000 reos.

CUBA ABRE SUS CÁRCELES A ORGANISMOS INTERNACIONALES

Frente a las críticas que las cárceles cubanas reciben sistemáticamente de organismos internacionales de derechos humanos, los responsables de los centros han defendido que el sistema penitenciario de la isla se basa en "principios humanísticos" y que la reinserción de los reclusos es prioritaria.

El director de la prisión Combinado del Este, el teniente coronel Roelis Osorio, ha afirmado que un 83,4% de los presos cubanos que cumplen su condena logran reinsertarse en la sociedad y sólo un 9% reincide.

"Es decir, que no hay limitación para que la Cruz Roja Internacional nos visite", ha añadido Osmani Leyva. Cuba está dispuesta a prisiones también a organismos internacionales de derechos humanos y la Cruz Roja para verificar el tratamiento dado a los presos del país, algo que ha rechazado durante décadas.

EL TRATO DENTRO DE LA PRISIÓN

Los visitantes han podido hablar con algunos presos que admitieron que la vida en prisión "es dura", no tanto por las condiciones de los centros sino como por la severidad de las condenas. Sin embargo, la Comisión Cubana ha lanzado numerosos comunicados denunciando las torturas y malos tratos que reciben algunos presos en el país.

"La vida en la prisión es muy estricta", ha explicado Eduardo G. Sánchez, de 44 años, que cumple una condena de doce años por malversación de fondos en una empresa estatal. Después de tres años y medio recluido, ha logrado rebajar su pena al insertarse en programas de capacitación laboral.

Otros se quejan de que su reclusión es injusta ya que aseguran permanecer en prisión sin contar con una sentencia firme.

No es la primera vez que Cuba permite este tipo de visitas. En abril de 2004, la prensa acreditada en La Habana pudo acceder a dos de los mismos centros que en esta ocasión: el Combinado del Este y la Prisión de Mujeres de Occidente, conocida como Manto Negro.

Estas últimas visitas se organizan tres semanas antes de que se reúna en Suiza el Consejo de Derechos Humanos, al que el Gobierno castrista deberá presentar un informe que incluirá aspectos sobre su política penitenciaria.

NOTICIA PATROCINADA