POLÍTICA

Margallo sobre el cónsul en Boston: "Cuando hay necesidades humanas en juego, no ha llegado ninguna hora"

16/04/2013 16:42 CEST | Actualizado 16/04/2013 19:13 CEST
EFE

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, se ha mostrado contundente sobre las razones que han llevado a la destitución del cónsul español en Boston, Pablo Sánchez-Terán, por cerrar la oficina diplomática tras el atentado en el maratón.

En declaraciones a los periodistas recogidas por la agencia EFE, Margallo ha asegurado que su comportamiento fue "inadmisible".

"El servicio consular está para la asistencia de españoles y en un momento de tragedia como la ocurrida esa asistencia es infinitamente mucho más necesaria", ha dicho el ministro.

Ha explicado que "cuando en todas las televisiones del mundo se dice que hay un atentado cerrar un consulado, decir que ha llegado la hora, es simplemente inadmisible".

Margallo ha señalado que el cónsul cerró la oficina, no dejó línea de contacto y cuando se le preguntó en su intervención en Marca TV por el motivo por el que había cerrado "dijo que porque había llegado la hora", unas declaraciones que provocaron la indignación en las redes sociales.

"Cuando hay necesidades humanas en juego de compatriotas nuestros no ha llegado ninguna hora, ha llegado la hora de ponerse a trabajar", ha subrayado.

A su juicio, "esto es una excepción que confirma el buen comportamiento, el comportamiento ejemplar de nuestros cónsules".

"Cuando un cónsul no está a la altura de lo que están haciendo sus compañeros y a la altura de lo que necesitan sus ciudadanos se investiga", ha concluido.

Twitter se indigna con el cónsul

Sánchez-Terán ya generó otra polémica en 2004 cuando ejercía como cónsul en la ciudad argentina de Córdoba. Coincidiendo con el Día de la Hispanidad declaró: "Mucho peor estarían o estaríamos bajo las civilizaciones incaicas, aztecas, mapuches, sioux, apaches, que han sido idealizadas por historiadores y antropólogos, cuando es bien conocida su división de castas y su carácter imperialista y sanguinario".

El atentado de Boston

MÁS EN EL HUFFINGTON POST