INTERNACIONAL

Las ollas usadas en Boston eran de la empresa española Fagor (FOTOS)

17/04/2013 08:45 CEST | Actualizado 16/06/2013 11:12 CEST
REUTERS

Ollas a presión con metralla —clavos y balines pequeños—, un detonador, explosivo y gasolina, dentro de mochilas negras. Esa era la composición de las bombas que estallaron en el maratón de Boston, según la investigación del FBI, que aún no ha dado con los responsables del atentado que causó tres muertos y más de 170 heridos

Las ollas a presión, de seis litros de capacidad, eran de la empresa vasca situada en Mondragón Fagor, según concluyeron los investigadores por el símbolo '6L' que aparecía en el exterior. Según ha explicado la vicepresidenta de marketing y ventas de Fagor en EEUU, Sara de la Hera, al diario The New York Times, cada año se venden en ese país 50.000 ollas de este tipo.

ARTEFACTO HABITUAL

Este tipo de bomba improvisada es uno de los preferidos de los militantes de la organización terrorista Al Qaeda y ha sido empleado en numeros atentados en Oriente Medio, el norte de África o el Sureste Asiático. El recurso a la olla a presión figuraba en uno de los números de la publicación digital Inspire, vinculada a Al Qaeda, del verano de 2010, donde se daban instrucciones sobre Cómo fabricar una bomba en la cocina de tu madre, según recordaban hoy el diario The Washington Post y la revista Time.

Pero también es una técnica muy apreciada por los grupos radicales americanos y neonazis que le han declarado la guerra al Gobierno de Washington.

TEMPORIZADOR

Las autoridades se inclinan a pensar que los artefactos del lunes pasado fueron detonados mediante un temporizador, y no por medio de teléfonos móviles, lo que habría revelado un nivel mayor de sofisticación y organización.

Según la cadena Fox, en al menos uno de los artefactos la olla a presión estaba unida a una tabla de madera, a la que también había pegada una botella llena de clavos, bolas de rodamiento y perdigones. Este aspecto, el que tiene que ver con el uso destructivo de la metralla, concuerda con el testimonio de varios de los médicos de urgencia que han tratado a los heridos durante las primeras horas, algunos de los cuales tuvieron que extraer de los cuerpos de las víctimas "40 o más" fragmentos metálicos punzantes.

Unas fotografías que están siendo examinadas por el FBI parecen sugerir igualmente que una de las bombas fue abandonada en una bolsa o mochila en el lugar de los hechos.

Las fotos muestran la zona cercana a la línea de meta antes y después del atentado. En la primera de ellas puede verse una bolsa cerca de un buzón de correos, apoyada contra una valla detrás de la que se agolpaban los espectadores. En la segunda instantánea, inmediatamente después de la explosión, no hay rastro de la bolsa.

Bombas de Boston: Ollas a presión

El atentado de Boston

MÁS EN EL HUFFINGTON POST