NOTICIAS
19/04/2013 20:07 CEST | Actualizado 19/04/2013 21:06 CEST

Escrache ante la casa del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en Madrid (FOTOS)

TWITTER / INDIGGATO

Un grupo de unas 300 personas, según fuentes policiales citadas por la Cadena Ser, ha protestado en los alrededores de la casa del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en Madrid para protestar por el drama de los desahucios.

Convocados por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca y ante una gran presencia policial, los manifestantes han coreado gritos de "la voz del pueblo no es ilegal", "dación en pago" y "sí, se puede". Los agentes han dividido el grupo en dos y uno de ellos ha logrado llegar a la puerta de la vivienda y pegar las pegatinas verdes y rojas de la PAH en las que se lee "Sí, se puede. Pero no quieren".

En todo momento, los activistas antidesahucios han sido escoltados por la Policía Nacional, que durante unos minutos les ha retenido al inicio de la calle. Sobre las 19.30 horas y, tras negociar con los portavoces de la PAH, la Policía ha permitido que avanzara la marcha, sin desvelar en ningún momento el objetivo del escrache.

Poco después, los activistas se han topado con un cordón de una veintena de agentes de la Policía Nacional que les ha impedido el paso. Unos instantes después han acudido varios furgones policiales y desde uno de ellos un mando policial ha exigido por megafonía a los participantes en el escrache que se dispersaran porque "al formar parte de una manifestación no comunicada a la Delegación del Gobierno, iban a proceder a identificarles para proponerles una sanción".

NEGOCIACIONES

Ante este aviso, activistas de la PAH han intentado negociar con la Policía, mientras otros manifestantes gritaban 'la voz del pueblo no es ilegal'. En esos momentos, algunos agentes han comenzado a identificar a activistas, lo que ha generado momentos de tensión.

Después, una portavoz de la plataforma ha desvelado que el ministro Montoro era el objetivo del 'escrache' y ha dado por "buena la acción", por lo que ha pedido a los congregados que se disolvieran de manera pacífica y ordenada para evitar identificaciones.

La protesta tiene lugar después de las duras críticas de varios miembros del PP esta semana. La más destacada de ellas fue la de la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, que llegó a comparar estas protestas con el "nazismo puro".

Pocos días después, la presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, afirmó que estos "acosadores" son "imitadores del matonismo de los seguidores de ETA en el País Vasco". "Ese matonismo que no ha dejado vivir en libertad a los ciudadanos de esa parte de España", apostilló.