POLÍTICA
13/05/2013 10:10 CEST | Actualizado 13/05/2013 10:50 CEST

Cospedal piropea a Cifuentes por su "equidad" con manifestantes y no manifestantes

TAREK / PP

Pese a ser centro de la diana de los manifestantes, la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, ha recibido este lunes una buena dosis de piropos de la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, por su “equidad" en respetar los derechos tanto de los manifestantes como de los ciudadanos que no protestan.

"En un momento muy difícil para los madrileños y todos los españoles se puede gestionar defendiendo derechos y libertades de ciudadanos con equidad y justicia", ha señalado la también presidenta castellanomanchega, quien ha presentado esta mañana a Cifuentes en un desayuno informativo organizado por Europa Press.

Cospedal ha alabado la forma en la que Cifuentes gestiona la seguridad madrileña "con una gran profesionalidad", "equidad" y "sentido de la responsabilidad".

Cristina Cifuentes, por su parte, ha agradecido destacado de Cospedal su "extraordinaria labor" al frente del PP y de la Presidencia de Castilla-La Mancha, además de asegurar que la 'número dos' de su partido le ha demostrado que la política no se trata de "zancadillas o rivalidades" sino que puede ser una "fuente de amistad, compañerismo y solidaridad".

EL 15-M SE HA RADICALIZADO

Ya en su intervención, la delegada del Gobierno en Madrid ha afirmado que el movimiento 15-M ha avanzado hacia "posiciones más radicales" tras dos años de vida, pero ha reconocido que algunas de sus propuestas ya están en las agendas de los partidos políticos.

De hecho, ha reconocido que el 15-M fue "un movimiento pionero que supuso una fuerte crítica al sistema, compartida en mayor o menor medida por muchos ciudadanos, participantes o no, en las manifestaciones y asambleas organizadas por sus promotores, un movimiento que constituyó el punto de partida de muchas otras iniciativas de carácter reivindicativo que han tenido la calle como principal escenario".

Cifuentes ha afirmado que, a pesar de que apostó hace unos meses por "modular" el derecho de reunión, con los mecanismos actuales se puede compatibilizar éste con otros derechos ciudadanos, pero con tres consideraciones. En primer lugar, ha apuntado que no es ilimitado, sino que "está sujeto a los límites establecidos en el artículo 21.2 de la Constitución, es decir, alteración del orden público con peligro para personas o bienes".

En segundo lugar, ha subrayado que las manifestaciones hay que comunicarlas previamente, de acuerdo con el requisito constitucional, "para minimizar la incidencia de estos actos en la vida de una gran ciudad como Madrid, con más de tres millones de habitantes, y una intensa actividad económica y social en sus calles".

En tercer lugar, la delegada ha afirmado que la actuación policial en las manifestaciones se limita a restablecer la normalidad de la vida ciudadana, en el supuesto de que se vea alterada, "siendo sus principios rectores la adecuación de los medios a los fines, la proporcionalidad de las actuaciones y la garantía de los derechos ciudadanos".