Corría el año 1977. La crisis económica –derivada de un brusco incremento de los precios del petróleo—había llevado a la inflación a superar de largo el 20%. Las expectativas eran pésimas: crecía el paro, el déficit exterior se incrementaba y el alza de los precios apuntaba al 30%. Una situación desesperada en una España que acababa de salir del franquismo y se disponía a encarar un muy difícil proceso constituyente. En junio de 1977, Adolfo Suárez toma una decisión crucial: formar gobierno entregando a Enrique Fuentes Quintana la vicepresidencia segunda para Asuntos Económicos. El político abulense ponía al frente de la economía española a uno de los académicos más reputados en este ámbito, con un prestigio indiscutible.

Lee el artículo completo en Blogs.elconfidencial.com