Huffpost Spain

Rajoy asegura que no puede estar "satisfecho de ninguna manera" pero defiende sus reformas

Publicado: Actualizado:
Print Article

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha reconocido que no puede estar "satisfecho" con 6.200.000 personas "que quieren trabajar y no pueden", pero ha vuelto a recalcar que los recortes son necesarios.

"¿Ha servido para algo esto? Sí, empieza a hacer efectos en los desequilibrios. Pero ¿esto produce efectos en la calle? Pues algunos produce", ha asegurado Rajoy en la clausura de la interparlamentaria del PP en Salamanca. Aún así, Rajoy ha reconocido: "Hasta que no se cree empleo no podemos parar. Ese es el objetivo y no podemos estar satisfechos de todos estos resultados. Y yo no estoy satisfecho de ninguna de las maneras de los resultados de todos estos meses". "Destruir es muy fácil y construir es muy complicado", ha señalado el presidente, para quien el Gobierno '"sabe dónde va".

Rajoy, que ha asegurado que en esta legislatura "se bajarán impuestos, se crecerá y bajará el paro", ha insistido en que "ya no se habla de la prima de riesgo porque no está en 600 puntos básicos": "Eso significa que todas las grandes empresas españolas pueden financiarse a precios más bajos, y también el gobierno y las comunidades. Eso es muy importante". Ha resaltado también que “el objetivo del Gobierno no es reducir el déficit público, de que la reducción sea así o asá. Eso es instrumental para el gran objetivo: crear empleo y conseguir el bienestar de la gente.”

Ha defendido, además, la reforma laboral, gracias a la que, según él, Renault ha creado 1.300 puestos de trabajos en España. "Vuelven las inversiones extranjeras. Oye, lo voy a contar: ¿por qué dijeron que iban a crear 1300 puestos de trabajo y a fabricar nuevos coches? Porque en España se estaban haciendo reformas, y la reforma laboral provocó la decisión de Renault".

"DISTRIBUCIÓN ORDENADA" DEL DÉFICIT

Por otro lado, el presidente del Gobierno ha afirmado que la reunión que ha mantenido esta semana con patronal y sindicatos "fue muy bien", a pesar de que los líderes de UGT y CCOO aseguraron que Rajoy había rechazado un gran pacto. "Yo dije lo que pensaba con claridad: dije que no veía un acuerdo global, pero hay muchas cosas en las que nos podemos entender". En este sentido, ha asegurado que "hay un Gobierno que persigue ponerse de acuerdo, pero no puede hacer las políticas que nos han traído hasta aquí".

Además, Rajoy, que se ha mostrado molesto porque en su opinión las noticias buenas "no salen" en los medios, se ha referido a la polémica entre los barones del PP por el reparto del objetivo de déficit, después de que la secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal, asegurase este viernes que apoyar al Gobierno "es innegociable". Algunos barones rechazan la posibilidad de que haya objetivos de déficit diferenciados.

"Estoy convencido de que vamos a llegar a un entendimiento entre todos. Los intereses no coinciden muchas veces, yo lo sé porque soy gallego, pero como somos seres humanos civilizados llegaremos a un acuerdo", ha asegurado, a la vez que ha avisado de que hay que seguir reduciendo el déficit público y se ha comprometido a hacer una "distribución ordenada" en el reparto de los nuevos objetivos entre todas las administraciones.