INTERNACIONAL

Obama promete dar pasos para cerrar Guantánamo, pero sin comprometerse con un plazo

24/05/2013 09:21 CEST | Actualizado 23/07/2013 11:12 CEST
EFE

Cerrar Guantánamo sigue siendo una promesa. Barack Obama la hizo en 2008, durante la campaña que ilusionó a EEUU y el mundo y lo llevó al despacho oval. Lo hizo de nuevo este jueves, durante un discurso sobre la seguridad nacional. Pero evitó poner una fecha, decir exactamente cuándo terminará el limbo legal en el que se encuentran las decenas de presos, algunos sin acusación alguna.

"No hay ninguna justificación, más allá de la política, para que el Congreso impida el cierre de un centro que nunca debió haber sido abierto", enfatizó Obama. El presidente cosechó con la frase una ovación en el centro universitario de Washington donde pronunciaba una conferencia, pero también un grito: "¡hoy!", que fue ignorado.

BLOG: EL SUEÑO DE OBAMA, ATRAPADO EN GUANTÁNAMO

Los pasos que dará EEUU serán un llamamiento al Congreso para que se levanten las restricciones a los traslados de presos, nombrar nuevos enviados especiales dentro de los departamentos de Estado (Exteriores) y Defensa para agilizar el movimiento de detenidos, acabar con la moratoria a traslados a Yemen, país de origen de la mayoría de reclusos y buscar jurisdicciones internas para sustituir al centro situado en Cuba.

"Imaginen un futuro, en 10 o 20 años, en el que EEUU todavía retiene a gente que no ha sido acusada de ningún delito en una tierra que no es parte de nuestro país. Miren lo que pasa ahora, cuando estamos alimentando a la fuerza a detenidos en huelga de hambre. ¿Es eso lo que somos? ¿Es lo que los fundadores [del país] previeron? Es la América que queremos dejar a nuestros hijos?", dijo.

LA MITAD DE PRESOS PODRÍAN SER LIBERADOS

De los 166 presos que tiene hoy en día la cárcel de Guantánamo, ubicada en Cuba, 86 han recibido el visto bueno para ser liberados.

"En la mayor medida posible vamos a transferir a los detenidos que han sido aprobados para ir a otros países. Cuando sea apropiado, vamos a llevar a los terroristas ante la justicia en nuestros tribunales y en nuestro sistema de justicia militar", afirmó Obama.

La huelga de hambre que secundan desde hace tres meses un centenar de los 166 presos de Guantánamo ha disparado las alertas sobre las condiciones de la prisión y ha reavivado el debate sobre su cierre, una promesa que hizo Obama en la campaña electoral de 2008.

"NO ESTAMOS EN GUERRA CON EL ISLAM"

Obama señaló también hoy que EEUU "no está en guerra con el islam", al argumentar que la "violencia contra objetivos occidentales" proviene en muchas ocasiones de esa creencia falsa.

"La mejor forma de evitar el extremismo violento es trabajar con la comunidad musulmana", anotó al respecto.

Una conocida militante del grupo pacifista CodePink interrumpió hoy repetidas veces a Obama durante su discurso y le exigió el cierre inmediato de Guantánamo.

MÁS TRANSPARENCIA PARA LOS DRONES

El presidente también se comprometió a dar más transparencia a las operaciones terroristas con aviones no tripulados o "drones". Obama justificó su uso en casos como el que acabó con la vida del clérigo estadounidense Anwar al Awlaki en Yemen y sobre ese ataque en particular insistió en que hubiese sido un abandono de su responsabilidad como presidente el no haberlo ordenado.

Los ataques con "drones" han causado víctimas civiles y "a mí y al resto de mi cadena de mando esas muertes nos perseguirán mientras vivamos", reconoció.

Además, quiso destacar que la operación contra Al Qaeda en Pakistán que logró la muerte de Osama bin Laden en 2011 no debe ser la norma en la lucha antiterrorista porque tuvo riesgos "inmensos" y afectó a las relaciones bilaterales con ese país, todavía hoy dañadas.