POLÍTICA

Un grupo de académicos pide democratizar los partidos para acabar con la corrupción y que gobiernen los "capaces"

28/05/2013 14:45 CEST | Actualizado 28/07/2013 11:12 CEST
Gtres

Acabar con la corrupción y, de paso, que en los partidos ascienden los que valen y no sólo los más dóciles.

Ese es el objetivo del manifiesto Por una Nueva Ley de Partidos, que un grupo de académicos, economistas, escritores, científicos o representantes del mundo de la cultura han elaborado como base "imprescidible" para superar la actual crisis económica.

La iniciativa cuenta con una petición pública a través de la plataforma Change.org, que a mediodía de este martes contaba con 4.500 firmas, y está promovida por el profesor de la London School Luis Garicano; el economista y empresario César Molinas; la presidenta de la Fundación Hay Derecho Elisa de la Nuez, y el diplomático y escritor Carles Casajuana.

A su juicio, existe una "clara" conexión entre la crisis económica y la crisis institucional que sufre el país, por lo que la situación de la economía española no mejorará sin una regeneración democrática que comienza por una reforma de la ley de partidos para regular la actividad de las formaciones, asegurar su democracia interna, la transparencia y el control de su financiación.

LAS PROPUESTAS

Así, los promotores sugieren una nueva Ley de Partidos en la que se regule su actividad y se asegure su democracia interna y la transparencia y el control de su financiación. Según han explicado los promotores de la iniciativa, España es el único país europeo en el que las formaciones se "autorregulan" y no están sometidos a un control legislativo.

Para superar esta situación, ponen sobre la mesa una serie de medidas concretas que pasan por la celebración de congresos cada dos años como mínimo o reunión de los órganos de control de las directivas y parlamentos internos a fecha fija, incluyendo en el orden del día la votación sobre la gestión de la directiva con voto secreto.

Además proponen limitación de mandatos al menos en los órganos de control, elección de los órganos mediante voto secreto, elección de los candidatos por elecciones primarias, mandato limitado de los tesoreros y encargados de las cuentas y auditorías anuales por empresas independientes previas a la presentación de las cuentas. "El método de cooptación, repetido una y otra vez, es un método de selección adversa que acaba elevando a puestos de responsabilidad a los menos críticos y a los menos capaces. Hay que cambiarlo urgentemente", señala el manifiesto.

El ex secretario de Estado de Economía Manuel Conthe, los filósofos Aurelio Arteta y Fernando Savater, el diplomático Ignacio Camuñas, los escritores Antonio Muñoz Molina y Andrés Trapiello o el historiador Santos Juliá son algunos de los que ya han respaldado con su firma este manifiesto.

PROMOVER EL DEBATE, NO SUSTITUIR A LOS PARTIDOS

Los promotores del manifiesto han tenido ya contactos informales con todos los partidos políticos, aunque aseguran que detrás de ellos no se encuentra ninguna formación ni su objetivo es sustituir a los actuales representantes, sino mejorar su funcionamiento democrático. Entre los asistentes a la presentación estaba algún miembro de Unión, Progreso y Democracia (UPyD), como su eurodiputado, Francisco Sosa Wagner.

El economista César Molina ha sostenido que los partidos políticos deben estar sometidos a esta regulación porque no son instituciones de derecho privado como una empresa o un club de fútbol. "La Constitución les otorga el monopolio de la representatividad política y además se financian con dinero público", ha recordado.

A su juicio, existe un "clamor muy claro" de la sociedad civil, "consciente de que es necesario un cambio que no llegará del sistema". Por ello, ha insistido en que los partidos no serán ajenos a este movimiento "conscientes de que pueden surgir alternativas peores".