NOTICIAS

Un jurado popular declara al celador de Olot culpable de 11 asesinatos y el fiscal pide 194 años de cárcel

11/06/2013 18:33 CEST | Actualizado 11/08/2013 11:12 CEST
EFE

El jurado popular ha declarado culpable de asesinato a Joan Vila, el celador de Olot (Girona) que acabó con la vida de 11 ancianos en la residencia La Caritat entre agosto de 2009 y octubre de 2010. La fiscalía ha pedido para él 194 años de prisión.

En un detallado veredicto de 99 puntos, el celador asesinó a los residentes suministrándoles una mezcla de psicofármacos, una sobredosis de insulina o haciéndoles ingerir productos cáusticos.

Según el texto del jurado, Vila cometió los crímenes siendo plenamente consciente de lo que hacía, ya que no sufría ningún tipo de alteración psíquica "que no le permitiera entender la ilicitud de sus actos". No obstante, el jurado contempla el atenuante de confesión ya que, los detalles que dio en sus declaraciones fueron "relevantes para poder determinar la autoría y la causa de la muerte" en los diferentes casos.

El jurado también ha considerado probada la alevosía en los crímenes. El veredicto apunta que los ancianos no desconfiaban de los productos que les daba el celador porque era una persona que tenía que cuidarlos y porque además ninguno de los fallecidos pudo defenderse ya que estaban bastante desvalidos.

En relación a las tres últimas muertes, las que destaparon el caso, también se acusa a Vila de ensañamiento. La ingesta de lejía y desincrustante causó a las víctimas "un gran e innecesario sufrimiento que no era necesario para provocarles la muerte", según el texto.

El jurado no ha podido demostrar con pruebas dos de los asesinatos -de la segunda y tercera víctima de Vila- debido a que los resultados de las autopsias ni los toxicológicos fueron concluyentes, pero aún así los ha contabilizado teniendo en cuenta que el resto "han quedado confesados y corroborados y sería ilógico que el procesado mintiera porque no le aporta ningún beneficio".

HASTA 194 AÑOS

Una vez acabada la lectura del veredicto, las partes han formalizado su petición de pena; así, el fiscal Enrique Barata ha mantenido la petición de 194 años de prisión, una pena a la que se han sumado los abogados de las acusaciones particulares, que inicialmente reclamaban 202 años de cárcel porque no contemplaban la atenuante de confesión.

El abogado de Vila, Carles Monguilod, ha calificado el juicio de "justo" y ha pedido para su defendido la pena mínima que pueda aplicársele; también ha anunciado que estudiará con todo detalle la sentencia y que no descarta presentar recurso si lo considera oportuno.

NOTICIA PATROCINADA