INTERNACIONAL

La Policía desaloja la plaza Taskim con blindados y gases lacrimógenos

11/06/2013 09:02 CEST | Actualizado 11/06/2013 12:42 CEST

Gases lacrimógenos y chorros de agua a presión. Así han despertado los manifestantes de la céntrica plaza de Taksim de Estambul después de que la policía entrara este martes con blindados para proceder a su desalojo.

La Policía no se acercaba a la plaza desde hace dos semanas, pero sobre las 4.30 horas de la madrugada, y pese a haber anunciado con altavoces que no despejarían la acampada de protesta y que sólo limpiarían la plaza, cientos de antidisturbios la rodearon, atravesaron las numerosas barricadas que cortan el acceso a Taksim y se acercaron al Centro Cultural Atatürk, un edificio de varios pisos en obras, ocupado también por los manifestantes, según informa la emisora NTV.

Los agentes, fuertemente armados, retiraron las pancartas y símbolos de la protesta y la plaza acabó siendo desalojada. Al menos dos personas han resultado heridas durante el asalto, según los medios locales.

Una decena de furgones con agentes se desplegaron cerca del estadio de fútbol de Besiktas, a medio camino entre la plaza y el barrio homónimo, frecuente escenario de choques durante los últimos días.

Desde anoche habían corrido rumores de una inminente intervención policial, pese a que el gobernador de Estambul, Hüseyin Avni Mutlu, había reiterado en las redes sociales que no se iba a desalojar el parque Gezi.

ERDOGAN: HAY UN "PLAN SISTEMÁTICO" CONTRA TURQUÍA

Tras la protesta, el primer ministro, Recep Tayyip Erdogan anunció que el balance total de fallecidos es de cuatro, tres de ellos manifestantes y un policía. En un discurso ante diputados de su partido, el primer ministro denunció "un plan sistemático" para dañar la imagen y la economía del país e instó a los manifestantes "sinceros" a desalojar el parque Gezi.

"El parque Gezi es un parque para pasear, no un lugar de ocupación", dijo. Erdogan ha declarado también que el objetivo de las protestas es "dañar la economía turca" y que "los esfuerzos por distorsionar la imagen de Turquía forman parte de un plan sistemático". Por ello, ha advertido de que su Gobierno "va a seguir defendiendo a la nación como lo lleva haciendo desde hace diez años".

"ACTIVIDADES ILEGALES"

El desalojo se produjo tan solo unas horas después de que el viceprimer ministro, Bülent Arinç, anunciase que Erdogan se reuniría con los manifestantes acampadas en el parque Gezi el miércoles.

No obstante, la Plataforma de Taksim respondió que no habían recibido invitación para tal reunión.

Dicha plataforma, que había pedido la dimisión de los responsables de la violencia policial, incluido el gobernador de Estambul, retiró ayer esta demanda, pero insistió en preservar tal cual el parque Gezi, amenazado por un proyecto urbanístico, y en que se investigase la actuación de la policía.

Las protestas comenzaron a raíz del anuncio de las autoridades de su intención de talar los árboles centenarios de la plaza Taksim para la construcción de un centro comercial, pero la violenta represión policial contra los manifestantes provocó posteriormente una movilización aún mayor para denunciar la deriva autoritaria del primer ministro, Recep Tayyip Erdogan.

Los sectores críticos acusan al Gobierno de Erdogan de ser el causante de los problemas que sufre estos días el país por haber arremetido contra los manifestantes en los primeros días de movilizaciones y por haber intentado vincularlos con el terrorismo. El uso de gases lacrimógenos y cañones de agua por parte de los policías para dispersar a los manifestantes provocó que las protestas derivaran en enfrentamientos y, posteriormente, se extendieran a otras ciudades.

TAMBIÉN EN 'EL HUFFPOST':