La muerte del perro Lucky, abatido a tiros por la policía local el 14 de junio en Zaragoza, ha conmovido a los habitantes de la ciudad, que así lo han expresado en las redes sociales. Su foto ha sido compartida más de 2.800 veces en Facebook. El vídeo en el que se muestra cómo operarios de limpieza introducen su cuerpo sin vida en bolsas de basura ha sido visto más de 230.000 veces en tres días. Incluso existe una petición en Change.org en la que se pide al alcalde de la ciudad que se investigue su muerte y que ha conseguido más de 50.000 firmas.

El can, de 15 años de edad, fue disparado ante decenas de personas por un agente en un parque del barrio de Delicias por el que iba suelto. El dueño del animal fue llevado a comisaría por negarse a ser identificado y los vecinos se concentraron al día siguiente de los hechos como protesta. Pero más allá de estos hechos, las versiones proporcionadas por la Policía y las aportadas por los testigos en redes, llamadas a los teléfonos de la administración y testimonios recogidos por los medios locales divergen.

No coinciden las versiones sobre su peligrosidad (la policía afirma que atacó a cuatro personas y que una de ellas tuvo que defenderse con una silla) o sobre el dueño (ebrio según la versión oficial). Las autoridades afirman además que el verano pasado el dueño fue detenido por amenazar con un cuchillo a su perro y que en 2009 el mismo perro mordió a un ciudadano.

Ni siquiera coinciden las descripciones sobre el animal. Explica El Periódico de Aragón:

Fuentes municipales subrayaron la "peligrosidad" y "agresividad" del perro, que describieron como un mastín de 80 centímetros de altura y 50 kilos de peso. Sin embargo, los convocantes de la manifestación dijeron que se trataba de un pastor de aguas de solo 11 kilos y al que su dueño llamaba Lucky. 'No era un perro potencialmente peligroso y pensamos que no se puede efectuar un disparo en un sitio donde hay niños', comentó uno de ellos (...). "Yo no vi que el perro atacara en ningún momento a uno de los policías", manifestó María del Pilar.

Tanto el CHA como Izquierda Unida han pedido explicaciones por la muerte de Lucky y el alcalde Juan Ignacio Belloch ha mostrado su extrañeza por el procedimiento seguido, ya que en otras ocasiones se suelen utilizar dardos con narcóticos. El Ayuntamiento ha abierto una investigación para aclarar lo sucedido.

perro lucky