POLÍTICA

Wert defiende el 6,5 para algunas becas: "No es una barrera caprichosa"

27/06/2013 19:19 CEST | Actualizado 27/06/2013 19:27 CEST
EFE

El ministro de Educación, José Ignacio Wert, ha cedido a las presiones, pero solo en parte. En una reunión con los representantes de los rectores, Wert ha aceptado rebajar a 5,5 la nota para las becas de matrícula universitaria gratuita, pero mantiene tal y como figuraba en el proyecto original los requisitos para conseguir las ayudas con dotación económica, las que además de sufragar la matrícula dan dinero al estudiante para gastos de alquiler, transporte o comida.

De este modo, se reduce de 6,5 a 5,5 la nota de corte para acceder a una beca matrícula en la Universidad y de un 6 a un 5,5 la nota de corte prevista para acceder a una beca en Bachillerato.

Wert ha defendido, en cualquier caso, el 6,5 para acceder a la ayudas con dotación económica asegurando que esa "barrera no es caprichosa". "Es una frontera muy potente de efectividad de estas ayudas. Sea cual sea el barómetro de rendimiento, hay una diferencia muy importante entre el 6,5 y lo que está por encima y todo lo que está por debajo", ha explicado.

Para apoyar su tesis, Wert ha dado cifras. "La media de compleción de estudios en tiempo está en el 34%. Los alumnos que entran al sistema con la nota más alta, entre 8,5 y 10, presentan una tasa del 54%. Los que entran con una nota inferior al 6,5 tiene una tasa del 16%". El ministro ha asegurado, además, que los becados con una nota inferior al 6,5 tienen una propensión de abandono en el primer año del 17%, "más del doble que los becarios con mejor calificación".

Así, Wert ha subrayado que ese 17% "convertido en euros supone un coste si retorno para el sistema". "Añadid el coste no solo de estudiantes a los que se está pagando, sino que además reciben unos fondos para un proceso que no tiene retorno", ha recalcado. "El 50% de los estudiantes que entran con esa nota inferior no termina la carrera", ha señalado.

LOS RECTORES, INSATISFECHOS

Con todo los rectores se han declarado insatisfechos con la reunión ya que, además, conforme ha recordado el rector de la Universidad Autónoma de Madrid, José María Sanz, mantener en un 5,5 el requisito para acceder a la exención de tasas universitarias responde a un compromiso que ya adquirió el Ministerio de Educación con las comunidades autónomas en la Conferencia de Política Universitaria esta semana y ellos no han conseguido "ir más allá".

Otra de las reclamaciones que llevaban bajo el brazo los rectores es el incremento del presupuesto general para las becas: "Es un aspecto importante el compromiso por parte del Ministerio de intentar conseguir en los presupuestos una mayor partida para las becas", ha señalado el rector de la Autónoma.

Asimismo, Sanz ha informado de que el tercer gran eje de la reunión ha versado sobre la preocupación de los rectores ante la "incertidumbre" de los becarios por no saber hasta la resolución de la convocatoria si les será reconocida la beca y con cuánto dinero contarán, ya que el nuevo sistema establece una parte de la ayuda que es de carácter variable.

NO ES PRESUPUESTO, ES IDEOLOGÍA

El ministro ha defendido que el endurecimiento de los requisitos de las becas no responde tanto a las limitaciones del presupuesto como a "los objetivos de la reforma en curso y las líneas por la que debe discurrir la mejora del sistema".

Además, ha asegurado que el Gobierno no tiene "intención" de endurecer los umbrales para el año que viene. "No quiere decir que no sean susceptibles de algún tipo de refinamiento en función de la experiencia. Pero endurecer más los umbrales las acercaría más al concepto de beca de excelencia", ha afirmado.

En los últimos días, Wert ha recibido críticas de la comunidad educativa, de la oposición y hasta de su propio partido. Por ejemplo, el portavoz del PP en el Congreso, Alfonso Alonso, aseguró que un cinco "es un aprobado". Y agregó que la igualdad de oportunidades consiste en que nadie se vea obligado a abandonar sus estudios porque carezca de dinero.

Wert ha asegurado, sin embargo, que esas palabras se han sacado de contexto. "Hablé con Carlos Floriano y con Alfonso Alonso y me hicieron ver que nada más lejos de su intención expresar opiniones distintas". En cuanto a las críticas de los responsables de educación de algunas comunidades autónomas, entre ellas Galicia, Wert ha sido tajante: "Cada uno tenemos nuestro ámbito de actuación. Respeto las opiniones de los responsables de educación de las comunidades, pero mi criterio es el que es y no varía".