El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, debe estar muy agradecido al exentrenador del Real Madrid José Mourinho. Eso, al menos, es lo que piensa el jugador de la selección y del equipo blanco Álvaro Arbeloa, quien asegura que la figura del técnico adquirió una dimensión de tal magnitud que hasta "el presidente del Gobierno debe estar agradecido", porque a su juicio "le ha salvado de que se hablase más de cosas que han pasado en España".

Así se expresa Arbeloa en una entrevista concedida a la agencia Efe antes de la final de la Copa Confederaciones. Sintiéndose señalado por la prensa por alinearse con Mourinho, asegura que se han usado los valores del club como "un arma arrojadiza" contra el técnico portugués.

No se siente marcado en el vestuario, porque asegura que "un 99%" le entendió, ni piensa que el madridismo ni la plantilla se dividiese por Mourinho. Sobre su relación de Casillas asegura: "Hay veces en la vida que uno tiene amistades que dejas de tenerlas y la vida continua. A veces te peleas con un amigo, dejas de hablarte y al año vuelves a hacerlo. La vida deja muchas situaciones y veremos que pasa".

"Mourinho me ha dado sobre todo esa mentalidad e intensidad de querer ganar a diario. De saber que uno tiene que trabajar siempre al máximo porque al final es lo que te lleva a conseguir éxitos", asegura.