Huffpost Spain

Las tiendas de campaña vuelven a la plaza Tahrir en Egipto

Publicado: Actualizado:
Print Article
TAHRIR
EFE

La tranquilidad ha regresado este sábado a las calles egipcias en vísperas de las masivas protestas antigubernamentales programadas para el domingo y los manifestantes han instalado ya más de un centenar de tiendas de campaña en la emblemática plaza Tahrir.

Durante la noche, desconocidos prendieron fuego a una oficina del gubernamental Partido Libertad y Justicia (PLJ) en la ciudad de Port Said (este), informó la agencia oficial Mena.

Cuatro personas murieron este viernes en los enfrentamientos entre opositores y seguidores del presidente egipcio, Mohamed Mursi, en la ciudad mediterránea de Alejandría, uno de los cuales era un ciudadano estadounidense que grababa los choques.

El estadounidense ha sido identificado como Andrew Pochter, de 21 años, por la universidad de Kenyon, en la que estudiaba y según la cual se encontraba en Egipto realizando unas prácticas en la ONG Amideast, dedicada a la educación y el desarrollo en Oriente Medio y Norte de África.

Tras este deceso, el Gobierno de EEUU pidió a sus ciudadanos aplazar los viajes "no esenciales" a Egipto debido a la inestabilidad política y social, tras haber autorizado la salida de El Cairo del personal no esencial de la embajada y de sus familias.

El presidente estadounidense, Barack Obama, ha manifestado su preocupación por la tensión entre partidarios y detractores del presidente egipcio, Mohamed Mursi, y ha hecho un llamamiento a evitar cualquier incidente violento este domingo.

"Obviamente todos estamos observando la situación con preocupación", ha señalado Obama en rueda de prensa desde Sudáfrica, donde se encuentra de visita oficial.

MÁS DE 150 TIENDAS

Los manifestantes han instalado ya más de 150 tiendas de campaña en la plaza Tahrir, después de que ayer miles de personas se reunieran en ese lugar para calentar el ambiente ante la concentración de mañana, primer aniversario de la toma de posesión de Mursi.

Los vendedores ambulantes ofrecen a los presentes tarjetas rojas, como las que, en un símil futbolístico, los opositores piensan mostrar a Mursi para exigirle su renuncia y la convocatoria de elecciones anticipadas.

La Asamblea Nacional por el Cambio (germen de las protestas que derrocaron el régimen de Hosni Mubarak en 2011) subrayó hoy, en un comunicado, que el pueblo egipcio "se encuentra frente a un momento importante en su historia y frente a un nuevo comienzo de la revolución que comenzó el 25 de enero de 2011".

La plataforma, fundada por el nobel de la paz Mohamed el Baradei, considera que la revolución "ha sido secuestrada por los Hermanos Musulmanes en complicidad con el Consejo Superior de las Fuerzas Armadas y la bendición de las potencias imperialistas mundiales", por lo que llamó a los egipcios a llenar plazas y calles.

Al mismo tiempo, islamistas partidarios del presidente han acampado en la plaza Rabea al Adauiya, en el barrio cairota de Ciudad Naser, donde ayer decenas de miles de personas se congregaron para defender la legitimidad de Mursi.

El Ejército se ha desplegado en torno a las instalaciones vitales del país y ha bloqueado con muros de hormigón todos los accesos salvo uno al palacio presidencial de Itihadiya, que será uno de los focos de las protestas mañana.