La excongresista Gabrielle Giffords recibió un disparo en la cabeza en enero de 2011 cuando Jared Lee Loughner asesinó a seis personas en Tucson (Arizona). Dos años después, tras sobrevivir a las graves heridas, la congresista se encuentra de viaje por varios estados de Estados Unidos... para defender el uso de armas.

"Algunos podrían considerarme una defensora poco probable de los derechos de las armas, porque sufrí unas lesiones terribles. Pero soy una patriota y creo que el derecho a llevar armas es parte de nuestra herencia americana", ha asegurado Giffords desde Las Vegas, donde incluso llegó a disparar con una pistola en un campo de tiro.

La escena, captada por ABC News, muestra a Giffords sujetando un arma y disparando una vez. Después, la excongresista se gira sonriente, saluda con la mano y levanta el puño en señal de victoria.

Giffords realizará una gira por siete estados junto a su marido, Mark Kelly, para pedir mayores exigencias para solicitar una licencia de armas. La pareja se define a sí misma como "orgullosos propietarios de armas".