NOTICIAS

Vuelve el misterio del Manuscrito Voynich: contiene un mensaje, pero aún no se sabe cuál (FOTOS)

02/07/2013 10:37 CEST | Actualizado 02/07/2013 11:24 CEST

Escrito en el siglo XV, el Manuscrito Voynich es uno de los libros más extraños y misteriosos que se conservan. De autor anónimo, está redactado en un alfabeto desconocido. Muchos piensan que esconde un mensaje cifrado; otros, que se trata de una farsa muy bien elaborada. Ahora, dos investigadores han confirmado que comparte patrones con las lenguas reales. Tendría significado pero seguimos sin saber cuál.

El manuscrito, formado por 104 folios agrupados en 18 cuadernillos unidos por tiras de cuero, ha traído de cabeza a eruditos, criptógrafos y lingüistas durante siglos. Incluso expertos de la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos, la misma NSA implicada en el caso de espionaje de internautas y gobiernos, han intentado descifrar su contenido desde la II Guerra Mundial. Los continuos fracasos han llevado a muchos a sostener que es un galimatías sin sentido. Algunos directamente acusaron al bibliófilo y anticuario Wilfrid Voynich, que lo redescubrió en 1912, de habérselo inventado.

manuscrito

Sin embargo, el pergamino, cuyo original está en la colección de libros únicos de la Universidad de Yale, fue sometido a la prueba del carbono-14 y los científicos estimaron que es de la primera mitad del siglo XV. Aunque la mayoría de las ilustraciones que llenan la obra son de plantas u objetos que no existen en la naturaleza, el estilo con el que fueron dibujadas también era el propio del final de la Edad Media.

Pero la autenticidad de la forma sigue sin dar veracidad al contenido. Bien podría tratarse de una sofisticada invención de algún estafador. En aquellos tiempos, casi como ahora, los libros raros se pagaban muy bien. Si además, como parecen mostrar los dibujos, estaba relacionado con ciencias oscuras como la alquimia, el misterio de una lengua sólo para iniciados seguro que aumentaba el precio.

“Existen dos hipótesis básicas respecto al Manuscrito Voynich. O se trata de un texto con un contenido con significado o es una fabricación sin sentido”, dice a El HuffPost Marcelo Montemurro, de la Universidad de Manchester. Experto en el estudio de códigos neuronales, Montemurro y su colega Damián Zanette han reanalizado el texto para descubrir sus misterios.

Tal como publican en la revista científica PloS ONE, asignaron cada uno de los caracteres que componen el misterioso texto a letras del alfabeto latino y lo sometieron a un elaborado análisis estadístico. Consiguieron primero detectar las palabras clave del Manuscrito Voynich. Pero, ¿cómo se sabe cuáles son en un texto que nadie entiende?

PALABRAS CLAVE

“Existen dos grandes clases de palabras, aquellas que están ligadas de manera semántica a los temas que se discuten en un texto y aquellas que sólo tienen un rol estructural en el lenguaje y no tienen un significado concreto intrínseco”, explica Montemurro. Así, en español, artículos, adverbios o pronombres pertenecen a la segunda clase. Mientras, en un texto que trata de plantas, palabras como ‘raíz’, ‘hoja’, ‘flor’, son las palabras clave.

De esta manera, los investigadores cazaron esas palabras en el manuscrito y comprobaron que su distribución a lo largo del texto coincide con la que presenta en lenguas como el inglés, el español y algo menos en el chino.

“Un fenómeno interesante es que esas dos grandes clases de palabras tienen patrones estadísticos de uso muy diferentes. Las palabras estructurales se usan más o menos uniformemente a lo largo del texto dado que su frecuencia de uso obedece más a condiciones gramaticales que semánticas. En cambio, las palabras que llevan más significado se utilizan de forma mucho mas irregular”, detalla Montemurro. En el Manuscrito Voynich se da ese particular patrón de distribución de las palabras clave.

Pero los investigadores descubrieron algo más. Tras siglos de análisis y apoyados en sus ilustraciones, los expertos en este manuscrito lo dividieron en seis secciones temáticas. Dos de ellas, el Herbario y la Farmacéutica muestran imágenes de plantas muy parecidas. “Sin embargo, nunca se había notado que estas dos secciones también son similares en cuando a su estructura lingüística”, destaca el investigador. Su estudio muestra que en ambas secciones aparece una concentración de las mismas palabras clave. “Este es otro de los resultados que apunta a un carácter auténtico del texto”, añade.

Montemurro sabe que aún queda lo más difícil, descifrar el Manuscrito Voynich. No obstante, su trabajo puede contribuir a conseguirlo. Ya hay un conjunto de palabras clave que pueden servir como punto de partida. Según él, “un estudio futuro podría intentar vincular estas palabras en relación a las imágenes, tratando de establecer si existe algún patrón sistemático entre el uso de estas palabras y las imágenes en el manuscrito”.

Manuscrito Voynich