POLÍTICA

El juez Ángel Luis del Olmo muere de un infarto sin recibir asistencia y provoca un revuelo judicial

03/07/2013 08:22 CEST | Actualizado 01/09/2013 11:12 CEST

Ángel Luis del Olmo, magistrado del Juzgado de lo Social número 25 de Madrid, murió este martes de un infarto sin haber recibido asistencia médica. ¿Desgraciado accidente o víctima de una carga de trabajo insoportable?

El fallecido, de 58 años, sufrió un infarto en la sede de los juzgados de lo social situados en la calle de la Princesa número 3, en la madrileña Plaza de los Cubos. En estas instalaciones no hay personal sanitario ni desfibriladores para hacer frente a estas situaciones, como obliga la normativa. La ambulancia de emergencia tardó en llegar unos 40 minutos, por lo que cuando el equipo se presentó finalmente en los juzgados el magistrado ya estaba muerto.

El Consejo General del Poder Judicial expresó por unanimidad su preocupación por las circunstancias de la muerte. Todos los vocales del Poder Judicial suscribieron un comunicado en el que se suman al mismo mensaje expresado poco antes por el presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Gonzalo Moliner.

Además de lamentar la pérdida del magistrado y trasladar su pésame a la familia, Moliner ha mostrado su "preocupación por las circunstancias que, según las informaciones recibidas, se han producido en el lamentable hecho sucedido en la sede judicial".

Fuentes jurídicas han informado a Efe que los jueces, magistrados y empleados de este edificio judicial, dependiente de la Comunidad de Madrid, han expresado su profundo malestar por lo sucedido.

LOS SERVICIOS DE EMERGENCIA NIEGAN LA TARDANZA

Por su parte, el Servicio de Urgencias Médicas de Madrid, SUMMA 112, ha negado que les costara ese tiempo llegar al lugar y ha asegurado que los datos grabados en la ambulancia 'permiten comprobar que tardó dieciséis minutos en atender al paciente'.

Según el SUMMA 112, cuando sus efectivos llegaron a la sede de los juzgados, el juez, de 58 años, "estaba siendo ya atendido por un perito forense que se encontraba en el lugar desde el primer momento y que comenzó las maniobras de resucitación en el momento de la parada cardiorrespiratoria".

Después de una hora y quince minutos de maniobras de reanimación, los facultativos no consiguieron "revertir la parada cardiaca del paciente".

Además, fuentes del Gobierno de la Comunidad de Madrid han rechazado que el edificio esté en mal estado, al tiempo que han indicado que no está obligado por ley a tener desfibriladores en el edificio.

Según fuentes del Ejecutivo regional, el inmueble está en condiciones "óptimas" para su uso y cumple con todas las medidas de seguridad y ha pasado todas las inspecciones.