NOTICIAS

Regalar dinero en bodas: la novia que se quejó a una invitada por recibir "poco"

04/07/2013 13:34 CEST | Actualizado 04/07/2013 13:39 CEST
GTRES

Dar dinero en las bodas ya es casi una tradición para ayudar a costear el banquete, el viaje o el pisito de los recién casados. Con la crisis, que te inviten a una boda no siempre es motivo de alegría en lo que respecta al bosillo: a veces se optar por no asistir o, en otros casos, toca reducir la cantidad de su regalo. Parece que no todo el mundo comprende que sus invitados no tienen tantos euros a su disposición como para regalar más de 32.000 euros en iluminación, como en el enlace de Ana Aznar y Alejandro Agag.

Nuestros compañeros de HuffPost Weddings, especialistas en tendencias de bodas, recibieron el viernes el email de una lectora contándoles una anécdota que ha generado más de 3.000 comentarios. Un joven llamada Tanya les contaba que tras asistir a una boda en abril recibió un mensaje de la novia sobre la desagradable sorpresa que decía sentir ante la escasez de su regalo. Tanya y su pareja les dieron 100 dólares (poco más de 75 euros).

El pasado fin de semana fui a una boda de una amiga de esas que no es muy cercana. Fui con mi novio y le dimos un regalo de 100 dólares en efectivo. Y es una cifra generosa teniendo en cuenta mi situación financiera. Acabo de terminar mis estudios universitarios y tengo que pagar 40.000 dólares del préstamo [más de 30.000 euros] mientras el único trabajo que he encontrado es uno de jornada partida (de 12 a 18 horas por semana) con salario mínimo. Le di todo lo que puedo y fui a la boda para compartir con los novios mi apoyo. Hoy he recibido un mensaje condescendiente y maleducado de la novia a través del chat de Facebook.

"Hola, Tanya, ¿qué tal? Quería preguntarte si hubo algo que no os gustó de mi boda con Mike y por eso tú y Phil nos distéis 50 dólares cada uno. No esperábamos precisamente tipo de cantidades que hacen que lleguemos mucho más cortos a pagar el banquete. Sólo el precio del cocktail y el banquete por plato es de 200 dólares [154 euros] y Mike y yo ya habíamos pagado por lo demás: decoración, las fotos, la ropa... Así que no pensábamos que también íbamos a tener que cubrir una parte tan importante de la celebración. Sé que vosotros vivís juntos y estáis trabajando, así que veo la razón de esa cantidad. Espero que el día de tu boda llegues a entender a lo que me refiero. Te deseo lo mejor porque lo que damos es lo que recibimos. Bueno, que buena suerte en todo".

Lo que me enfada del mensaje es que tenga la cara de hacer conjeturas sobre mi situación económica y que de por hecho que porque mi novio y yo vivimos juntos tenemos por ahí tirados 400 dólares. Los 100 que les dimos nos costó ganarlos y ni siquiera nos da las gracias. Ese dinero no ha crecido en un árbol. Si hubiera puesto un mínimo de regalo o hubiera hecho alguna especificación.... O quizás debería haberle preguntado a sus invitados lo que ganan antes de invitarlos.

La wedding planner y bloguera de The HuffPost Sharon Sacks subraya que es una respuesta "inapropiada" a cualquier regalo de boda. "Las bodas son un día para compartir con la familia y amigos. El gasto es exclusiva responsabilidad de los novios -y de las familias de ambos- y nunca de los invitados", señala. De la misma opinión es la experta en protocolo, Xochitl Gonzalez. "Un invitado no tiene obligación de llevar un regalo a cualquier fiesta que le inviten, ni siquiera a una boda. Pero aunque no es obligatorio es algo que está bien hacer (...) Hay cierta tendencia, cada vez con más fuerte, de que la gente no sólo juzgue lo que le regalas sino de, además, verbalizarlo y no es nada elegante", sostiene.

MÁS SOBRE BODAS