POLÍTICA

Álvaro Lapuerta se limitó a "cumplir" lo que le pedían los líderes del PP, afirma su familia

06/07/2013 16:38 CEST | Actualizado 06/07/2013 16:38 CEST
EFE

Los hijos del extesorero del PP Álvaro de Lapuerta, imputado en el 'caso Bárcenas', han pedido este sábado que "no se utilice como chivo expiatorio a alguien tan inocente e indefenso" como su padre, quien, según informan, ha quedado "impedido" tras sufrir "dos extrañas caídas" en la puerta de su domicilio y pasar, como consecuencia, 14 días en estado de coma.

"No entendemos por qué se quiere causar tanto daño a alguien que ni se lo merece, ni se lo ha buscado. Si hay quienes, al contrario que él, no pueden demostrar la limpieza de su patrimonio y de su comportamiento en la política, esperamos y deseamos que caiga sobre ellos todo el peso de la ley. Pero no deberían ser necesarios más argumentos para pedir que no se utilice como chivo expiatorio a alguien tan inocente como indefenso", señalan en un comunicado enviado a Europa Press.

En este sentido, aseguran que, aunque "el tiempo lo clarificará todo", de momento "alguien le está utilizando para distraer la atención de lo realmente importante, sabedor de que no va a defenderse". "Precisamente él, que se limitó a cumplir con pulcritud y fidelidad todo lo que los líderes del partido, Manuel Fraga, José María Aznar y Mariano Rajoy, le demandaron a lo largo de los años", añaden.

"Ahora, su esposa desde hace 53 años, a quien adora, y sus diez hijos, tenemos que sufrir la condena periodística de desayunarnos a diario con insinuaciones y ataques, parece que destinados a poner en entredicho su honradez. Si quienes los ponen en circulación le conocieran en persona, no tendrían más remedio que sentirse abochornados ante semejante mezquindad", señalan.

TÉRMINOS COMO "PROTEGIDA" BUSCAN "DIFAMAR"

Asimismo, denuncian que el uso de términos como "protegida" o "amiga íntima", utilizados en referencia a la diputada 'popular' Carmen Rodríguez Flores, "solo buscan minar la honorabilidad de alguien que, lamentablemente, quizá no pueda asistir al restablecimiento de su buen nombre".

"Nunca leímos que por haber sido apoyada por Mariano Rajoy deba considerarse a María Dolores de Cospedal su 'protegida' y tampoco nadie llama a Elena Valenciano 'la amiga íntima' de Alfredo Pérez Rubalcaba. Cualquier persona informada sabe que los movimientos para colocar a gente afín en las listas electorales se dan en todos los partidos políticos", apuntan.

Así, aseveran que "convertir estas maniobras en presiones hasta la extenuación solo puede pretender la difamación". "Desde aquí solicitamos que se deje actuar a la justicia y que nadie se aproveche de la vulnerabilidad de nadie para tirar de la manta por el lado erróneo. Hacerlo supondría colaborar en que los verdaderos culpables terminen por salir exonerados", concluyen.