ECONOMÍA

Pescanova ejecutó operaciones financieras irregulares para ocultar sus deudas, según la consultora KPMG

10/07/2013 22:05 CEST | Actualizado 10/07/2013 22:05 CEST
EFE

La dirección de Pescanova planificó, diseñó y ejecutó operaciones contables para presentar una deuda financiera ficticia, ocultando así los 3.281 millones de euros que debía en diciembre de 2012. Además, para lograr financiación, la empresa formalizó créditos documentarios sin transacciones reales con mercancía.

Estas son algunas de las conclusiones del 'informe forense' que la consultora KPMG ha realizado sobre Pescanova, firma a la que la sociedad gallega contrató el 15 de abril para que realizara una auditoría.

El texto, que ha sido entregado a la empresa este miércoles, ha sido remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) por su administradora concursal, Deloitte.

Pescanova entró en concurso de acreedores el pasado 5 de abril al considerar imposible alcanzar un acuerdo con los acreedores y porque su situación financiera presentaba "riesgo de deterioro".

Según KPMG, el grupo cuenta con una deuda financiera neta de 3.281 millones de euros el 31 de diciembre de 2012, mientras que su patrimonio neto resulta negativo por un importe de 927 millones.

La consultora ha puesto en evidencia las prácticas contables fraudulentas del Grupo Pescanova. Durante los últimos ejercicios, la pesquera ha tratado de presentar una deuda financiera inferior a la real y una cifra de resultados superior a los realmente generados.

Para la obtención de financiación, la compañía ha llevado a la práctica determinadas operaciones "que pueden ser consideradas como irregulares desde un punto de vista contable y financiero", según el documento, entre los que destacan la formalización de créditos documentarios sin transacciones reales con mercancía.

OPERACIONES PLANIFICADAS

Estas prácticas irregulares desarrolladas por el Grupo Pescanova no han sido fortuitas, según denuncia la auditora, sino que fueron resultado de una "planificación de forma consciente que se ha venido realizando durante varios años por parte de la dirección de Pescanova".

En este sentido subraya que existen indicios fundados de que determinadas personas de la cúpula directiva de Pescanova han "instruido, ejecutado, llevado a cabo o conocido, en mayor o menor medida, dichas prácticas".

CONCURSO DE ACREEDORES

Por su parte, la administración concursal de Pescanova, Deloitte, considera que las conclusiones del forense deben ser tenidas en cuenta para comprender la situación en la que actualmente se encuentra la firma, sin que afecten sustancialmente a su esquema de trabajo planteado, que busca una salida del concurso de acreedores mediante convenio "a pesar de la gestión irregular de los últimos años".

Estas conclusiones serán consideradas a la hora de formular las cuentas anuales del ejercicio 2012, según ha indicado la administración concursal.

Además, la administración concursal se reserva el derecho a adoptar las medidas que resulten oportunas tras el análisis del informe.

NOTICIA PATROCINADA