POLÍTICA

La juez Alaya da por hecho que Griñán tenía constancia de los ERE fraudulentos

25/07/2013 17:05 CEST | Actualizado 25/07/2013 17:58 CEST
EFE

José Antonio Griñán "tenía conocimiento" de los informes en los que el ex interventor general Manuel Gómez advirtió de las irregularidades que se estaban produciendo en la gestión de las subvenciones del programa 31.L, más conocido como "fondo de reptiles", según ha dado por hecho este jueves la juez Mercedes Alaya, que investiga los expedientes fraudulentos de regulación de empleo (ERE) de Andalucía.

"Ya sabemos que el consejero de Hacienda -en ese momento Griñán- conoció los informes que usted emitía", ha subrayado la magistrada, durante el interrogatorio como imputado del interventor de la Junta andaluza entre 2000 y 2010.

Gómez, que esta imputado por los delitos de prevaricación y malversación de caudales públicos, ha explicado a la juez que no realizó un informe de actuación sobre los documentos porque no veía motivos para hacerlo y porque "hubiera tenido el mismo efecto que el informe adicional, que se quedó en un cajón".

En este sentido, la magistrada también ha preguntado al exinterventor si recibió "presiones políticas" para no emitir dicho imforme y poner así "coto" a las irregularidades detectadas. Gómez lo ha negado, respuesta que ha provocado un gesto de desaprobación en la magistrada, según las fuentes consultadas.

En la declaración, el imputado ha reiterado que "advirtió de que no había procedimiento", aunque ha asegurado que, en ese momento, "no podía pensar que terceras personas se estuvieran lucrando".

RATIFICA LAS ACUSACIONES

Durante su comparecencia, Gómez ha ratificado la carta remitida en noviembre de 2012 al entonces presidente del Parlamento andaluz, Manuel Gracia, en la que señalaba que José Antonio Griñán, "cebó sin descanso la corrupta partida presupuestaria de los ERE".

En dicha carta, la Intervención "advirtió hasta 15 veces de las irregularidades que se estaban produciendo en la gestión de las subvenciones del programa 31.L", según el exinterventor, "y ninguno de los destinatarios de las auditorías hizo absolutamente nada durante casi diez años para corregirlas, cuando podían haber terminado con el nido de corrupción en 24 horas, si hubieran tenido voluntad de hacerlo".

Esta declaración de Gómez se produce un día después de que Griñán anunciara oficialmente, ante la cúpula del PSOE andaluz, su intención de abandonar la Presidencia de la Junta de Andalucía a finales de agosto.

ELECTRIFY THE WORLD