Entre estas dos fotos de antes y después pasó sólo una hora:

2013-07-24-ADixonTransform1.jpg
"Decidí sacarme una de estas fotos de transformación para mostrar lo que se puede hacer con unas pocas alteraciones [su peso es de 84 kilos]. Fue un día, hace seis meses, que me sentía hinchado, así que le pedí a mi chica que me sacase una foto del antes. Después me afeité la cabeza, la cara y el pecho y me preparé para la foto del después, que hicimos como una hora después de la del antes. Hice unas cuantas planchas y flexiones, modifiqué la luz de mi habitación, inspiré, estiré los abdominales y ¡boom!, ya teníamos la foto del después"

Así lo contó Andrew Dixon, entrenador personal, en su blog en The HuffPost, en una entrada titulada "Seducidos por la ilusión: la verdad sobre las fotos de transformación" en la que critica las imágenes con las que se promocionan muchos de los llamados "productos milagro" o las dietas o programas de ejercicios que prometen cambios radicales en cuestión de pocas semanas. "Como podéis ver no soy culturista, pero tengo músculo suficiente para remarcarlos con sombras con la iluminación", apuntó.

Hace unas semanas se tomó otra serie de imágenes para mostrar este truco con más detalle. "Quería una serie que mostrar lo que podría parecer una transformación de unos cuantos meses de trabajo duro [de ejercicios] y dieta [en estas fotos pesa cerca de 90 kilos]", explicó.

2013-07-24-ADixonTransform2.jpg

No hay truco, mantener a la larga el resultado de una alimentación sana y entrenamiento exige "trabajo duro y dedicación", señala este entrador personal en su post, que acumula más de 40.000 "me gustas" en Facebook.

Su objetivo con estas imágenes es que nadie caiga en la trampa de centrar su inspiración en este tipo de modelos de cambio. "Olvídate de las transformaciones rápidas y céntrate en una vida activa con alimentación sana, niveles de estrés controlados, calidad del sueño y mucho movimiento. No te castigues por comerte una galleta, disfruta de esa galleta y de todo lo que la vida pueda ofrecerte", escribió.

FOTOS DE ANTES Y DESPUÉS

Loading Slideshow...
  • Esto es sacarse todo el partido posible, Lena Dunham, y lo demás son tonterías.

  • Emilia Clarke es un bellezón fuera y dentro de Juego de Tronos, pero el cambio es innegable.

  • El cambio de Julianne Moore para transformarse en Sarah Pallin fue, efectivamente, de Emmy.

  • A Cristina Hendricks le sientan mucho mejor estilísticamente hablando las décadas de los 50 y 60.

  • Peluquería, maquillaje, modelazo, y la niña Ariel Winter de Modern Family ya tiene pinta de treintañera.

  • Nunca nos cansamos de ver cómo cambia Peggy Olson al transformarse en Elisabeth Moss (ahora, por cierto, platino)

  • Aaron Paul, en cambio, nos gusta muchísimo más en Breaking Bad que en la alfombra roja.

  • January Jones, tan bella con un look de los 60 como con uno ultracontemporáneo.

  • Cuando Vincent Paul Kartheiser se deja melena es mucho menos Pete Campbell. Pero ¿a que en la vida real no es tan odioso?

  • Julia Louis-Dreyfus es infinitamente más glamourosa que Selina Meyer.

  • La evolución de Mayim Bialik de su personaje de The Big Bang Theory a la alfombra roja es aún más llamativo cuando recordamos a Blossom.

  • Claire-Danes está monísima de todas formas.

  • La pequeña Draper (Kiernan Shipka) es fuera de las pantallas un mini-icono de moda.

  • El-tio-con-el-que-está-la-de-girls es para verlo, tanto en la serie como en la alfombra roja (Adam Driver)

  • Simon Helberg parece una versión un poco más espabilada de su yo en The Big Bang Theory.

  • Peter Dinklage, de Juego de Tronos, también es otro fuera de la pantalla.

  • Los profesionales como Kevin Costner sostienen con la misma actitud un rifle o un Emmy.

  • Zosia Mamet es una mosquita muerta en Girls. Fuera, no.