INTERNACIONAL

Decenas de personas protestan frente a la embajada de Rusia en Madrid: "¡Homofobia asesina!"

23/08/2013 11:37 CEST | Actualizado 23/08/2013 14:37 CEST
ISABEL ALONSO

Al grito de "¡homofobia asesina!", cerca de un centenar de personas han protestado frente a la embajada de Rusia en Madrid contra la violencia homófoba en ese país a raíz de la nueva ley contra la propaganda homosexual, que sanciona la promoción de orientaciones sexuales "no tradicionales".

La manifestación ha sido impulsada por un particular, Óscar Olmo, y cuenta con el respaldo de la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) y los colectivos LGTB de PSOE e Izquierda Unida y Equo. Iniciativas similares tendrán lugar también este viernes frente a las embajadas rusas de otras ciudades como Palma de Mallorca, Lisboa o Santiago de Chile.

En la protesta de Madrid se han podido ver carteles con lemas como "Cuando el amor es puro el sexo no tiene importancia" y se han gritado consignas como "Hijos de Putin". Juan López de Uralde, portavoz de Equo, ha asegurado a El Huffington Post que su formación está "indignada con lo que está ocurriendo en Rusia" porque una de sus "máximas" es la "lucha contra la homofobia".

Uralde ha subrayado que también han asistido a la protesta para reclamar al Gobierno de España "un posicionamiento más firme" en la defensa de los derechos sociales.

Por otro lado, Antonio Ruiz, presidente de la Asociación de Expresos Sociales, ha asegurado que "la indiferencia hace culpables", en referencia al Gobierno ruso, y ha exigido la retirada de la ley contra la propaganda homosexual.

En la protesta se ha guardado un minuto de silencio en recuerdo de las últimas víctimas de agresiones homófobas y se ha leído un manifiesto, "basta de acosos, basta de muertes". Además, se ha hecho la ya tradicional besada, en la que varias parejas se han besado frente a la embajada.

"MUY RESPETUOSOS"

Tres representantes de los concentrados, entre los que se encuentra Óscar Olmo y Antonio Ruíz, han entrado con permiso en la embajada para entregar el documento.

La reunión con las autoridades rusas, que han sido "muy educados y muy respetuosos" ha durado unos 15 minutos y no les han ofrecido "ni vodka ni caviar", según han bromeado los asistentes.

Desde la embajada se han comprometido en hacer llegar las quejas y peticiones al Gobierno de Putin.

AUMENTO DE LAS AGRESIONES

Según denunció este mes de agosto el colectivo Spectrum Human Rights Alliance (SHRA), las agresiones a homosexuales están aumentando en Rusia y, además, "quedan impunes bajo el amparo de la nueva ley". Mientras, el grupo neonazi autor de los ataques más recientes, Occupy Pedofilyaj, sigue subiendo vídeos de sus acciones a la red social VK.

Entre las grabaciones figura la de un joven activista gay llamado Artem Gorodilov. El chico es secuestrado y conducido a un cementerio de la ciudad de Kamensk-Uralsky, donde se le obliga a cargar con una cruz y a correr delante del coche de los agresores. Gorodilov, que aparece en otro vídeo en el que es hostigado por la calle, concedió una entrevista días después a la web rusa Live News en la que también se recoge la opinión de Occupy Pedofilyaj.

La polémica sobre la homofobia en Rusia ha llegado incluso al deporte, después de que la campeona del mundo de salto de pértiga Yelena Isinbayeva respaldase la ley contra la propaganda homosexual. "Es una falta de respeto hacia nuestro país, hacia nuestro ciudadanos, porque nosotros somos rusos. Tal vez somos diferentes a otros europeos y gente de otros países, pero tenemos una ley que hay que respetar", dijo la deportista.

Isinbayeva respondía así a la también atleta Emma Green, quien se pintó las uñas con los colores del arco iris en la clasificación de salto de altura. "Era lo correcto. No diría que era un protesta, sino más una declaración de lo que pienso", dijo.