INTERNACIONAL

Decenas de muertos en dos explosiones en Tripoli

23/08/2013 14:56 CEST | Actualizado 23/08/2013 14:56 CEST
AFP

Al menos 27 personas han muerto y otras 358 han resultado heridas este viernes en las dos explosiones que se han producido en la ciudad de Trípoli, en el norte de Líbano, según el balance oficial ofrecido por el ministro de Salud, Ali Hassan Jalil. Por el momento se conoce la autoría del ataque.

La masacre se produce en un momento de máxima tensión entre Israel y Líbano. Esta mañana fuerzas israelíes bombardearon un supuesto objetivo "terrorista" entre las localidades de Beirut y Sidón, en respuesta al disparo de cuatro cohetes desde territorio libanés contra Israel el pasado jueves.

La mezquita Taqwa, en la que se produjo la primera explosión, es un punto de reunión habitual de radicales suníes. "Veo siete cuerpos dentro de varios coches quemados", ha afirmado un testigo en las inmediaciones de la deflagración, según recoge la agencia Reuters.

Según el diario local Daily Star, que cita una fuente de seguridad, la primera detonación tuvo lugar hacia las 13:30 horas cerca de la mezquita Taqwa, donde el clérigo salafista Salem al Rafi, notorio detractor del presidente sirio Bashar al Assad, pronunciaba un sermón.

Posteriormente se produjo una segunda explosión en la calle Maarad, cerca de la mezquita Salam y de la residencia del primer ministro en funciones, Najib Mikati, quien según su oficina no se encontraba hoy en Trípoli.

Ambas explosiones tuvieron lugar cuando los fieles abandonaban las mezquitas tras el rezo del viernes. De acuerdo con la cadena LCBI, una de las detonaciones habría sido provocada por un coche bomba.

El ministro de Salud en funciones, Ali Hassan Jalil, ha condenado "las explosiones terroristas de Trípoli contra fieles y civiles" y ha denunciado que "buscan aniquilar la estabilidad, la paz civil y provocar la discordia entre los libaneses", ha informado la agencia NNA.

Jalil ha instado a todas las partes a dar muestras de responsabilidad ante los acontecimientos y ha constituido una célula de crisis para atender a los heridos.