El Gobierno sigue siendo cauto sobre su posición acerca de una posible intervención militar en Siria. La vicepresidenta del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría, ha subrayado que hay que esperar a que los inspectores de la ONU terminen su informe sobre un posible ataque con armas químicas en el país, que se conocerá previsiblemente este sábado, para adoptar una posición.

"Nuestra posición estará pendiente de lo que vaya a conocerse en los próximos días", ha zanjado Sáenz de Santamaría tras la reunión del Consejo de Ministros de este viernes. "La posición del Gobierno muestra una gran preocupación sobre este tipo de armas, pero estamos a la espera de conocer ese informe y las posteriores decisiones de la comunidad internacional", ha asegurado.

El Gobierno insiste, así, en la línea que ya marcó hace unos días, cuando el Ministerio de Asuntos Exteriores manifestó su "preocupación por la tensión regional que se vive en Oriente Próximo" y llamó a que el Consejo de Seguridad de la ONU tomara "decisiones que hagan que la legalidad internacional se cumpla y se ponga fin al drama sirio".

La vicepresidenta ha asegurado, además, que el Gobierno ha mantenido en los últimos días "muchos contactos con socios aliados tanto a nivel bilateral como en otras reuniones que se han ido celebrando". "Una decisión de este tipo obliga a una comunicación constante", ha afirmado, a la vez que ha reconocido que los ataques con armas químicas requieren una respuesta firme de la comunidad internacional

FRANCIA Y EEUU, ADELANTE

En las últimas horas, varios países ya han expresado una posición clara respecto a una posible intervención en Siria. Este jueves, el Parlamento británico votó en contra —por una mayoría de 13 votos: 285 en contra y 272 a favor— de una intervención militar en Siria.

Pese a ello, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha anunciado su intención de seguir adelante en su estrategia incluso sin el consenso en el seno del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. El secretario de Defensa de Estados Unidos, Chuck Hagel, ha subrayado que la Casa Blanca seguirá buscando una "coalición internacional" para actuar contra el régimen de Bashar al Assad.

Estados Unidos ha recibido el apoyo de Francia, cuyo presidente, François Hollande, aseguró que está "preparado" para actuar porque la negativa de Reino Unido no cambia su postura.

En cambio, Alemania ha asegurado que no se le ha pedido ni tampoco está barajando participar en un ataque militar en Siria, y ha pedido a la comunidad internacional que alcance un consenso en el marco del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Loading Slideshow...