INTERNACIONAL

Hassan Rohani, el nuevo presidente de Irán, se ofrece para mediar entre Assad y los rebeldes

20/09/2013 11:24 CEST | Actualizado 20/09/2013 11:24 CEST
EFE

Todo lo que rodea al presidente de Irán, Hassan Rohani, son buenas intenciones. Después de liberar a 12 presos políticos y asegurar en una entrevista a la cadena estadounidense NBC que su país no busca dotarse de la bomba atómica, su último anuncio ha sido el de ofrecerse como mediador entre el Gobierno de Al Assad y la oposición siria. Habrá que esperar para ver si el contenido se amolda a las formas.

Rohani ha explicado en un artículo publicado este viernes por el diario estadounidense The Washington Post que el objetivo de su ofrecimiento es poner fin a la guerra civil en Siria. "Tenemos que unir nuestras manos constructivamente para trabajar por el diálogo nacional, ya sea en Siria o en Bahréin para crear una atmósfera en la que los pueblos de la región puedan decidir su propio futuro", ha dicho.

"Como parte de esto, anuncio la disposición de mi Gobierno a ayudar a facilitar el diálogo entre el Gobierno sirio y la oposición', ha continuado el presidente iraní.

Rohani ha defendido que "el mundo ha cambiado" porque "las relaciones internacionales ya no son más un juego de suma cero, sino un tablero multidimensional donde la cooperación y la competición se dan simultáneamente". "Ya ha acabado la era de los conflictos sangrientos. Ahora, se espera que los líderes mundiales conviertan las amenazas en oportunidades".

ASAMBLEA DE LA ONU

El giro en la política exterior de Irán llega días antes del discurso que Rohani pronunciará el próximo martes ante la Asamblea General de la ONU. “Este Gobierno se inicia con plenos poderes y tiene total autoridad”, ha asegurado en la mencionada entrevista consciente de las dudas que suscita su apuesta por el diálogo y la negociación.

Tras conocer las intenciones de Rohani, la Casa Blanca ha anunciado este viernes la posibilidad de que el presidente Barack Obama se reúna con el presidente de Irán en Nueva York la semana que viene si "Teherán da una señal de que habla en serio a la hora de abandonar su programa nuclear".

Rohaní aseguró esta semana que cuenta con el beneplácito del líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Jamenei, para llevar las riendas de las conversaciones con el Grupo 5+1 (formado por los cinco miembros del Consejo de Seguridad de la ONU más Alemania) o de una eventual negociación bilateral con Estados Unidos.

El hecho de que Obama enviara una carta sobre el programa nuclear iraní directamente a Rohaní, y no a Jamenei como ha hecho en el pasado, apunta a que la Casa Blanca es consciente de la mayor flexibilidad del nuevo presidente respecto a su predecesor, Mahmud Ahmadineyad, según el experto en Irán Ray Takeyh.

KERRY HABLA DE ACTITUD POSITIVA

El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, que también coincidirá con Rohaní en Nueva York, ha considerado que los comentarios del presidente iraní "han sido muy positivos, pero hay que poner todo eso a prueba". "Veremos a dónde nos lleva esto. Y en el momento adecuado, creo que la Casa Blanca y el Departamento de Estado dejarán claro hacia dónde nos dirigimos".

Este acercamiento entre ambos líderes se produce después de serias tensiones diplomáticas entre ambos países. En febrero de 2012 Obama firmó una orden para bloquear todos los activos y propiedades del Gobierno de Teherán y de las instituciones financieras iraníes en territorio estadounidense, incluidos los del Banco Central. El Ejecutivo de Obama lanzó esta ofensiva para contrarrestar el programa nuclear iraní, que para EEUU y sus aliados occidentales esconde fines militares.

En noviembre de 2011, el Tesoro de EEUU declaró el territorio de Irán "jurisdicción de preocupación prioritaria por lavado de dinero".

Rohani salió vencedor de las elecciones del pasado junio sustituyendo en el cargo a Mahmud Ahmadineyab, quien siempre había mantenido una actitud beligerante con EEUU y el resto de la comunidad internacional.